Por estos días se han comenzando a viralizar rumores de una posible entrevista a Enrique Segoviano, director del emblemático Chavo del 8, donde habría entregado detalles que ampliaron las teorías acerca del progenitor del protagonista de la serie. En principio, fue el propio Roberto Gómez Bolaños, el comediante que dio vida y encarnó al Chavo, quien habría consignado la existencia de su padre.

El realizador señaló que Gómez Bolaños había escrito un guión que nunca alcanzó a filmar, precisamente debido a los conflictos internos del equipo. El final se grabaría en dos partes: en la primera, habría sido Don Ramón quien le confiesa al profesor Jirafales que conoció a la madre del niño y que “pasó algo entre ellos”. 

“Chespirito pensaba que El Chavo tenía que terminar de alguna forma porque no se iba a pasar la vida actuando de un niño porque los años pasaban. Así que ideó la manera de despedirse y escribió un guion en donde Don Ramón le confiesa al profesor Jirafales que él conoció a la madre del niño del barril y que ‘tuvieron algo’. Aunque don Ramón nunca está seguro de que el Chavo era su hijo. Solo le dice que ‘está casi seguro’”, señaló Segoviano en 2015, según consigna un blog peruano. Hasta ahora, las declaraciones del dominicano despiertan cuestionamientos sobre su veracidad, considerando que no existe una entrevista oficial al medio involucrado.

El entrañable Chavo habría nacido de aquel encuentro. Sin embargo, en la segunda parte, la historia da un giro cuando el Señor Barriga echa definitivamente a Don Ramón y a Chilindrina de la vecindad luego de meses sin el pago de la renta, aunque sin descubrir que el niño del barril era parte de la familia.

Segoviano agregó que “la despedida iba a ser de dos capítulos. En el primero terminaba en suspenso, con esa confesión de don Ramón a Jirafales. En la segunda parte, cuando el señor Barriga iba a echar por fin al papá de la Chilindrina de la vecindad, el profesor confirma la noticia yendo a una iglesia y da con el nombre real del Chavo. Entonces, también en ese capítulo, el Chavo por fin puede decir su nombre completo sin que lo interrumpan”.

El supuesto final de la serie habría terminado cuando el señor Barriga, conmovido por la noticia, decide regalarle a Don Ramón la casa en la vecindad con el objetivo de que el Chavo viva también en ella.

“Bueno, todos son felices y cantan una canción que no llegamos a grabar. En fin, había que mostrar mucha felicidad que no existía en la vida real”, concluyó el director.