Cerca de 300 expositores llegaron la mañana del martes 24 de octubre a la Universidad Austral de Chile (UACh) para participar de las XXII Jornadas de Historia de Chile, que organiza el Instituto de Historia y Ciencias Sociales de la Facultad de Filosofía y Humanidades.

Por tercera vez la UACh es sede del encuentro bianual que reúne a historiadores, académicos y estudiantes para dialogar sobre los desafíos de la profesión en Chile. Talleres, simposios y reuniones de investigadores pertenecientes a 88 universidades y centros de estudios; además de la presentación de 21 libros publicados en los dos últimos años se desarrollarán a lo largo de los tres días que dura el encuentro.

“La historia como comunicación social” fue el título de la conferencia que ofreció el Premio Nacional de Historia 2016, Julio Pinto, para dar por inauguradas estas jornadas. En su intervención, el docente de la USACh señaló que el fenómeno que ha generado el escritor Jorge Baradit y su serie de libros sobre la historia chilena debe invitarles a reflexionar sobre cómo desarrollan el oficio de historiador e historiadora.

“La historia y las ciencias sociales, en general, se deben a la sociedad en la que se producen, por ende la lectoría de publicaciones al respecto sí nos debe interesar. Tenemos una obligación de tratar de llegar a un círculo mucho más amplio y en ese terreno tal vez Baradit sí tenga algo que enseñarnos”, afirmó el historiador.

En su presentación, el Dr. Pinto además explicó que hay tres barreras entre la producción historiográfica y su divulgación. Una de ellas es la hiperespecialización, la segunda es la encriptación y la última, la anglofilia.