El Tribunal de Garantía de Valparaíso acogió la querella presentada contra el alcalde de la ciudad, Jorge Sharp, interpuesta por los abogados de la inmobiliaria Del Puerto Spa, del empresario Nicolás Ibáñez. La causa ya fue enviada al Ministerio Público para su tramitación.

La investigación liderada por el fiscal Cristián Andrade debe aclarar si Sharp incurrió en presuntos delitos reiterados de prevaricación administrativa, luego de que decidiera anular el permiso para construir 22 edificios en predios del ex estadio de Chiletabacos y del ex Jardín Pumpin.

Según la inmobiliaria, Sharp incurrió en dicha infracción al acoger tres reclamos de ilegalidad interpuestos por vecinos del barrio O’Higgins. La anulación habría tenido lugar pese a que ya habían vencido los dos años que fija la ley para esos efectos. Además, la querella plantea que el alcalde revocó un dictamen de la Contraloría General de la República en donde revocaba fallo que sí había detectado irregularidades en el permiso.

“Al acoger los reclamos de ilegalidad, sostuvo una interpretación jurídica distinta. Será materia de debate judicial que los tribunales resolverán”, explicó su asesor jurídico, Nicolás Guzmán, quien sostuvo que la decisión de Sharp de publicar los permisos de construcción en el Diario Oficial para reactivar los plazos de su impugnación se basan en un fallo de la Corte Suprema.

El Código Penal, en su artículo 228, castiga con suspensión del cargo en grado medio (541 días a tres años) y multas al empleador público no judicial que “dictare a sabiendas providencias o resolución manifiestamente injusta en negocio contencioso administrativo”.

Además, los obreros del proyecto Mirador Barón ya habían abierto una causa por prevaricación en contra de Sharp.