22 minutos del primer tiempo. Un pase en profundidad de Karen Araya penetra la defensa argentina y deja a Francisca Lara mano a mano frente a la arquera Vanina Correa. A su lado corre ella, habilitada y atenta a la jugada. Correa sale a achicar y Lara, con clase, se la toca sutilmente y la deja sola, con el arco a su disposición. Chile anota el 2-0 y la goleadora, con el puño apretado y un salto, celebra junto a sus compañeras.

La deslumbrante actuación que dio la selección chilena ante su par albiceleste tuvo en María José Alondra Rojas Pino (29) a una de sus principales figuras. Comandando el ataque nacional junto a Yessenia Huenteo, la delantera del FC Gintra Universitetas de Lituania tuvo un gran desempeño en la apabullante goleada 5-0 de la Roja sobre Argentina.

El amistoso, jugado en el recién inaugurado Estadio Diaguita de Ovalle, dejó en buen pie al seleccionado nacional de cara a la Copa América que se desarrollará el próximo año en nuestro país y demostró además el potencial del elenco dirigido por José Letelier, que ya este año había arrollado 12-0 a Perú en el Estadio Nacional y donde la “Cote” también se hizo presente en el marcador con dos tantos.

Tras el duelo en la IV Región, Rojas regresó a Santiago para pasar algunos días junto a su familia antes de volver a Lituania para preparar el duelo de octavos de final de la UEFA Champions League, donde su equipo se medirá contra el FC Barcelona. Con el recuerdo fresco de la gran jornada contra Argentina, la “niña maravilla” del fútbol chileno se hizo un espacio para conversar con El Desconcierto y repasar el buen momento que vive junto a la selección.

[Lee también en El Desconcierto: ¡Un baile! La Roja aplastó 5-0 a Argentina con gran actuación de María José Rojas y Francisca Lara]

—¿Cómo viviste la goleada a Argentina? Metiste un gol y fuiste una de las figuras del encuentro.
—Fue sorpresivo porque es Argentina y obvio, pensé que íbamos a ganar, pero nunca por 5 goles. Creo que hay que mejorar muchas cosas, pero ganar siempre te une como equipo y te pone contenta.

—Además el estadio estaba lleno, fue mucha gente a verlas jugar.
—Sí, fue muy bonito. La gente nos entregó mucho cariño porque para ellos, que son de una ciudad chica, vernos igual es novedoso, incluso nos pedían autógrafos. Fue muy entretenido.

—El día anterior habían jugado también contra Argentina y esa vez empataron 2-2, también con un gol tuyo. ¿Qué cambió entre un duelo y otro?
—En el primer partido nos faltaban muchas titulares que no se incorporaban todavía al plantel, sobre todo las que estaban jugando la final de la Copa Libertadores con Colo-Colo. Entonces jugamos con un equipo que sirvió para probar jugadoras.

—A mediados de septiembre jugaron contra Francia y, pese a que cayeron por 1-0, igual tuvieron un buen desempeño. ¿Cómo se sintieron enfrentando a una de las selecciones más poderosas del mundo?
—Como equipo una nunca se conforma, pero sacando lo positivo, nos paramos frente a una de las potencias del mundo y salimos a la cancha de igual a igual. Eso es lo importante, que no nos achicamos, que siempre pensamos en que sí se podía y que tras el partido quedamos con la sensación de que lo dimos todo. Claro, era una potencia y una siempre quiere ganar, pero hicimos un buen partido. Al otro día Francia jugó contra España y le ganó 3-1, a Inglaterra también le ganó (1-0) y a Ghana lo goleó 8-0. Entonces hay que mirarlo de esa forma y no conformarse, seguir mejorando.

[Lee también en El Desconcierto: Buen apronte de cara a la Copa América: La digna presentación de la Roja femenina ante la poderosa Francia]

—¿Sientes que el equipo está afiatado, pensando ya en la Copa América?
—Sí, contra Argentina se demostró que estamos jugando muy bien como equipo en sí. Aunque aún nos falta mejorar en detalles, eso igual es importante porque nos estamos conectando mejor y nos estamos viendo más… bueno, para las niñas que juegan acá es más fácil, pero las que estamos afuera solamente nos juntamos para los partidos de la selección, que estuvo parada durante dos años. De todas formas, todo hasta ahora ha funcionado como el profe quiere.

/ Agencia Uno

La niña maravilla

A los 15 años ya demostraba su habilidad. En ese tiempo militaba en la Universidad de Chile, club que la albergó hasta que emigró a EEUU en 2008 gracias a una beca deportiva en la University of Texas, donde se graduó en Negocios con mención en Márketing al mismo tiempo que jugaba por el equipo de la casa de estudios: el Roadrunners. En esa escuadra aún es recordada como una leyenda por el gol que hizo en la final del 2010, el cual le dio el primer título de su historia al plantel universitario.

Oriunda de Pudahuel e hija de una familia que administra un negocio en el barrio Meiggs, la “Cote” posee características que la han hecho brillar en cada club que ha jugado: velocidad, técnica, posicionamiento en el frente de ataque, potencia en ambas piernas e inteligencia dentro de la cancha. Eso sin contar su capacidad goleadora, que la ha llevado a jugar en Estados Unidos, Alemania, Australia y actualmente en Lituania.

Debutó con la selección chilena en la sub-20 el 2006 y desde entonces se ha convertido en una pieza clave del ataque nacional, siendo hoy una de las experimentadas del plantel que, tras dos años sin competencia, volvieron este 2017 a demostrar que son uno de los equipos competitivos de la región. Eso pese a la falta de apoyo del país a las jugadoras nacionales, lo cual las ha hecho unirse no sólo dentro de la cancha, sino también a la hora de hacerse notar para demostrar que ellas también juegan.

—¿Cómo es la interna en el camarín de la selección?
—Súper buena. Como grupo somos súper unidas, tenemos grupo de WhatsApp de selección y todo. Igual siento que estamos madurando todas, nosotras las mayores venimos jugando hace varios años en la selección y nos conocemos, pero todas somos muy unidas. A mí me encanta cuando vengo, es como un golpe de energía.

—¿Quienes son las líderes?
—La Christiane (Endler) es la capitana, después en las reuniones de toma de decisiones estamos las más antiguas, pero en verdad siempre se le pregunta la opinión a todas.

—Ahora al plantel se han sumado algunas jugadoras del Colo-Colo que este año llegó a la final de la Copa Libertadores y perdieron por penales ante Corinthians. ¿Qué te pareció esa campaña?
—Espectacular. Yo pensé que iban a ganar, y quería que lo hicieran, porque a nosotras nos sirve como fútbol femenino en Chile. Porque no es solamente Colo-Colo, ellas representaban a Chile en esa instancia y bueno, yo las felicité a todas. No sé si tú viste el partido.

—Sí, sí lo vi.
—Ellas entregaron todo, las otras atacaron pero ellas igual aguantaron, se fueron a penales y lo tuvieron. En fin, igual dejaron bien parado a Chile. No es fácil llegar hasta ahí.

—Tú jugaste harto tiempo en la U acá en Chile, ¿se vive también la rivalidad en el fútbol femenino o ahí prima el apoyarse entre mujeres?
—Naaa… no porque seamos mujeres es distinto, se vive igual, es un clásico. Eso sí, muchas del Colo y la U nos conocemos unas a otras, porque el fútbol femenino igual es un mundo más chico y siempre vái a compartir, si no es en cancha es en la selección y sino seguro en algún otro lugar vái a conocer a las otras jugadoras. Pero un clásico es un clásico.

—Iona Rothfeld dijo en una columna en LUN que el fútbol femenino no es una moda, sino que siempre estuvo. ¿Qué opinas respecto a eso?
—Obvio que no es una moda, pero sí se ha cambiado un poquito la mentalidad y las niñas ahora pueden jugar un poco más, porque antes habían pocos espacios para desarrollar el deporte. Pero siempre se ha jugado y siempre han habido equipos. Ahora está más abierto y creciendo lentamente, hay más oportunidades, pero no es que ahora está de moda. Los tiempos cambian.

[Lee el reportaje de El Desconcierto: Las mil batallas de la selección chilena de fútbol femenino]

La alineación de la Roja el día que derrotaron a Perú por 12-0. Abajo, con la 7, María José Rojas

—A ti te apodan “niña maravilla”, ¿qué te parece que te llamen así?
—(Risas) Me da risa, porque todo el mundo me dice “es que erí igual, jugái como igual”, o también porque uso la 7 y juego por la banda. Pero a mí me encanta, me gusta como juega Alexis Sánchez, es un gran jugador, así que yo feliz. Igual si te comparan con Alexis es porque no hay nadie más que comparar, en Chile no se conoce mucho a las mejores jugadoras del fútbol femenino de otros países.

—¿Quiénes son tus referentes en la posición de puntera derecha?
—Me gusta Rapinoe (Megan) de Estados Unidos… mmm, en mi posición difícil encontrar otros nombres, pero me gusta mucho como juega Marta, la brasileña, siempre me ha gustado. La admiro mucho por su capacidad.

—¿Cuál es la diferencia entre jugar acá y en otro país? ¿Es muy brutal el cambio?
—Sí, acá las jugadoras somos más técnicas, pero aunque allá no nacen tanto con la habilidad de jugar a la pelota, son más atletas físicamente, corren más. Si nosotras tuviésemos las mismas cosas que se les dan a ellas, se puede llegar a  formar atletas. Teniendo las condiciones se hace más fácil.

—¿Qué se necesita para que esas condiciones existan?
—Tiene que ser un proyecto a largo plazo. Yo vengo hace tiempo jugando, la primera selección femenina fue en el 2006, pero paró durante dos años, entonces cómo quieres seguir evolucionando. Más allá de las condiciones, se tiene que mantener el desarrollo del fútbol femenino. No se puede parar dos años, juntar al equipo y pretender que rinda. Tiene que ser algo constante para poder mejorar y crecer.

—Me imagino que para ti debe ser brusco el cambio entre el profesionalismo de afuera y la precariedad de acá.
—Yo me fui de Chile cuando tenía 20 años, entonces ya estoy súper acostumbrada. Igual llego acá y yo sé lo que es, igual me encanta y lo disfruto, porque no ando diciendo “es que allá tengo esto y acá no”. Pero sí hay una gran diferencia, sobre todo en lo que te contaba de la potencia física.

—¿Crees que el auge del feminismo en los últimos años ha ayudado a visibilizar o desarrollar el fútbol femenino?
—No sé. No creo que el feminismo haya ayudado, porque el fútbol todavía no se desarrolla. Recién ahora está lentamente siendo apoyado por los medios que quieren tratar de elevarlo, pero yo creo que es por otra cosa. Bueno, todavía nos falta mucho que avance. Yo no te puedo decir que está todo bien, estamos atrasadas al menos unos 10 ó 20 años con países de Europa.

—¿Cómo se vive el tema de la diversidad sexual o la homofobia en el fútbol femenino? ¿Se debate respecto a eso?
—Es que no es tema, porque es muy aparte de lo futbolístico. Ponte nosotras tenemos un entrenador y él ve lo táctico, lo deportivo, lo que entrenas o lo que rindes. Y tu vida privada es privada, no se discute, no se habla, no se dice lo que tienes que hacer o lo que no. De verdad no es tema.

—En una entrevista en El Mostrador te manifestaste a favor del aborto en tres causales, que finalmente se aprobó en Chile. ¿Qué opinas de este tema?
—Como leíste, la mujer puede decidir sí va a tener o no un hijo y más si es producto de una violación. Si una mujer llega a abortar es por su decisión, tenemos el derecho y la libertad de decidir.

—El 5-0 a Argentina fue transmitido por Facebook Live en el fanpage de la ANFP. Sé que has criticado la falta de interés de la TV en seguir sus partidos. ¿Crees que este streaming es un avance o todavía falta para que tengan verdadera visibilidad?
—Falta. Lo de Facebook no es que aparezca más, si lo ven es porque un 1% está ocupándose realmente del fútbol femenino, pero en verdad falta mucho. Espero que esto cambie y que hayan más transmisiones, porque hay gente que sí le gusta el fútbol femenino y que quiere vernos. Espero que para la Copa América nos puedan ver por la tele.