El caso de la menor de 10 años embarazada después de una violación conmocionó al mundo. Entonces, el Tribunal Supremo de India el rechazó la posibilidad de aborto pues para cuando se descubrió ya tenía 30 semanas de embarazo, y la ley solo lo permite hasta las 20 semanas en contadas excepciones.

La niña dio a luz el 17 de agosto y el bebé fue entregado en adopción. Ayer jueves se conoció la sentencia contra los dos violadores de la menor de edad. Se trataba de dos tíos de ella, quienes se declararon culpables. Ante el tribunal de Chandigarh, solicitaron piedad, pero ambos fueron condenados a cadena perpetua.

“Permanecerán en la cárcel hasta la muerte”, dijo tajantemente el fiscal Atul Sethi. “Esta es una buena decisión y el veredicto será una lección para aquellos que cometan crímenes tan horribles”, agregó.

En India, tal como en el resto del mundo, los casos de agresiones y violencia de género están causando cada vez más repercusión. Según la Oficina Nacional de Registro de Delitos (NCRB), en 2015 se cometieron más de 32 mil violaciones, 10.800 de ellas a menores de edad. El Centro Asiático de Derechos Humanos cifra en más de 48 mil violaciones infantiles en India en la década de los 2000.

En octubre, el Tribunal Supremo condenó que una vieja ley que permitía a hombres a casarse con niñas de 15 años como “arbitrario” y “discriminatorio”.