A través de una publicación en Facebook, Camila Oyarce denunció al músico y director del sello musical Invierno, Pablo Gálvez Zuñiga, por presunto acoso sexual.

Esta denuncia fue hecha a raíz de una declaración que hizo la “cooperativa del amor” (organización de personas dedicadas a hacer tocatas y eventos relacionados con la música), espacio donde trabajaban Oyarce y Gálvez, donde aclaran los hechos pero de forma parcelada.

El texto parte por señalar que “primero que nada, se habla de una situación de acoso sexual, pero sin entregar nombres. Las personas involucradas fuimos yo y Pablo Gálvez (guitarrista de Me llamo Sebastián, trabajador del ministerio del desarrollo y director del sello invierno) en una jornada de esparcimiento ajena a la organización anteriormente mencionada”.

La denunciante cuenta que hizo público el hecho en la cooperativa, pero que no recibió el apoyo que esperaba dentro del espacio, y que algunos miembros expresaron que este “era un problema privado”. “Eso último me parece muy importante, pues una situación de abuso o acoso está lejos de ser un problema íntimo o el sentimiento de vulneración producto de la confusión. Mirarlo así, bajo la idea de que “la ropa sucia se lava en casa”, solo permite que las mujeres nos asustemos y no denunciemos, naturalizando estas conductas”, señala Oyarce.

Oyarce llamó a otras personas a que entreguen su testimonio en torno a otros casos de abuso dentro del espacio “para que podamos hablar, ya que me sirve para la demanda en curso de acoso sexual en contra de Pablo Galvez Zuñiga que esta acogida en la fiscalía de Ñuñoa“.

Para finalizar, Oyarce señala que “la violencia contra las mujeres se repite en todos los ámbitos, todas la enfrentamos día a día y el actuar de la Cooperativa demuestra que el apoyo hacia las agredidas todavía no es parte del “sentido común”. 

En contraste, desde la Cooperativa del amor señalaron a El Desconcierto que “si bien no queremos desviar el tema de la denuncia, nos interesa aclarar ciertos hechos”. Desde su versión, el “cara a cara” que menciona Oyarce se trató de una asamblea que por “desprolijidad” convocó a ambos involucrados, reconocen que se trató de un error y niegan haber realizado una votación para decidir quién se quedaba.

“A los pocos días de la denuncia, yo me junté con Camila y le conté que decidimos expulsar a Pablo a partir de su denuncia. Nunca quisimos dar nombres porque no nos corresponde y porque ella quería llevarlo en privado”, agregó Sebastián Silva, secretario de la disuelta organización.

Finalmente, Silva recalcó que “ser víctima en un ámbito de exposición publica es bastante doloroso como para cuestionar sus formas. Con nuestro pronunciamiento lo que esperamos es sumar en el combate al acoso y el abuso sexual”.

Mira la denuncia acá:

ME INTERESA QUE ESTO NO SE OLVIDE, EVITEMOS QUE SIGA PASANDO.Llevo bastante tiempo pensando cómo abordar esta situació…

Posted by Mili Oyarce on viernes, 3 de noviembre de 2017