El cruce de acusaciones entre Marco Enríquez-Ominami y el abanderado presidencial de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, fue uno de los momentos más tensos del debate organizado el pasado lunes por Anatel.

En medio de su exposición, ME-O citó las palabras del diputado radical Raúl Meza en su contra: “Lo acabo de llamar y, como no me contestó, le dije que era un mal nacido. Que su padre (Miguel Enríquez), a quien sí conocí, si estuviera vivo le metería un tiro por traidor“, habría señalado el parlamentario.

“¿Usted va a echar a un diputado que ofreció meterme balas?”, fue una de las preguntas del líder del PRO al periodista, quien evitó en todo momento pronunciarse al respecto.

Sin embargo, cuando terminó el debate, el jefe de comando de Guillier, Alejandro Correa, se acercó a la animadora Karen Doggenweiler, esposa del candidato,  a ofrecerle sus disculpas.

“Lamentamos el tono de las declaraciones de Fernando Meza, no compartimos sus dichos y él está en conocimiento de esto”, dijo Correa. Aunque Doggenweiler valoró el gesto, le señaló que hubiera esperado un comentario de Alejandro Guillier rechazando el comentario del diputado oficialista en pantalla.

Por su parte, el candidato Guillier se retiró antes de la cita y no participó del punto de prensa que sostuvieron el resto de los candidatos tras el debate.