Comprar, botar y volver comprar. Este parece ser el ciclo conocido entre los miles de usuarios de tecnología que hay en el mundo. Chile no lo hace nada de mal si se considera que en el país hay más de 24 millones de celulares activos, una cifra que supera incluso a la cantidad de habitantes que hay en el territorio nacional.

La tecnología es hoy un bien desechable para muchos. El fanatismo de los chilenos por poseer equipos que funcionen bajo los últimos estándares de modernidad e innovación hace que los aparatos pierdan su vida útil tempranamente y pasen directo a la basura. No por nada los celulares son el segundo producto más importado en Chile.

La obsolencia programada tampoco ayuda. Hay una gran cantidad de tecnología que viene de antemano con sus funciones y usos predeterminados para durar un cierto periodo de tiempo, de modo que algunos fabricantes, de una y otra forma, obligan a los usuarios a actualizarse constantemente.

Ante escenario, ¿Qué pasa con la chatarra electrónica? En el mundo, se generan cada año cerca de 40 millones de toneladas de basura tecnológica, correspondiente a computadores, notebooks, celulares, entre otros. Estos desechos se acumulan y acumulan, formando altas montañas de basura o pueden ser reducidas, reutilizadas o recicladas. ¿Cuál es el mejor camino?

Para crear conciencia acerca de este tema, la compañía de espectáculos “Los fi”, creó el montaje familiar “Chau, adiós chatarra electrónica”. Un show que mezcla música, sonidos, humor, percusión y teatro para impactar a pequeños y adultos. Como es característico de esta agrupación de actores percusionistas, todos los instrumentos ocupados y la escenografía utilizada en el espectáculo provienen de elementos reutilizados o reciclados.

“Chau, adiós chatarra electrónica”, es más que una obra que habla de reciclaje, sino que es una oportunidad de aprendizaje y enseñanza sobre las problemáticas mundiales actuales. Así, explica como “comprar, botar y volver comprar”, va teniendo un directo impacto en la naturaleza. Por esto, el mensaje de este montaje se centra en la “Ley de las 3R”: Reducir el consumo, reutilizar lo máximo posible y cuándo ya no haya más posibilidad de uso, reciclar. “Todos podemos aportar un granito de arena para disminuir este cerro de basura que estamos produciendo como sociedad”, señaló Alejandra Castro, Co-Fundadora de la compañìa.

Los Fi, son una compañía chilena de percusión urbana y con esta puesta en escena ya han participado de distintas instancias públicas y privadas, como la Feria Regional Ambiental de Educación y siete presentaciones en Corpartes. Además, están confirmados para “Tocatas mil”, fecha que es parte de “Santiago a mil”, en la nueva versión de Lollapalooza 2018 en el escenario de Kidzapalooza y en las charlas TEDx el Arrayán.

Conquistando Latinoamérica

Los Fi, tienen una trayectoria de 16 años. Su primer montaje “Auch, la magia de los sonidos simples”, los llevó a pisar las tablas de teatros de gran parte de América Latina. Durante el mes de octubre, la compañía realizó su cuarta gira por Colombia, concretando 5 presentaciones en destacados festivales del país cafetero, lo que dejó como saldo que más de 3000 personas presenciaran el espectáculo que ha validado a nivel internacional a la compañía.

Las primeras dos funciones presentadas en la gira fueron en el marco del Festival de Manizales, uno de los más antiguos de Latinoamérica. Las dos siguientes fueron en Medellín y la última fue en la primera versión del Festival Internacional de Teatro de Ríonegro. “Cada lugar tuvo su encanto. Tuvimos públicos muy diferentes y todos nos dejaron una sensación cálida. Nos entregaron aplausos y risas, que es lo que buscamos conseguir”, destacó Josep Ramió, Co-Fundados de Los Fi.