“La Bomba 4 explota por última vez y ahora descansará en paz” es el escueto mensaje con que el popular medio de Copesa informa que el suplemento que derivó en poster doble dejará de exisitr.

En una nota de aclaración -donde se refiere a la “querida” Bomba 4-, el medio avisa que la de este jueves 16 de noviembre será la última vez que se publique la histórica sección creada en 1985. Sergio Marabolí, director del “diario pop”, se refirió al tema afirmando que el espacio “fue una humorada sensual que duró por muchos años, pero que no corresponde a los nuevos tiempos. Estamos felices de despedir a la Bomba 4 como se merece”.

Las razones del cierre, según fuentes internas del diario, responderían a la necesidad de buscar un perfil nuevo y más serio, al mismo tiempo que ratificar el apoyo a causas como #NiUnaMenos, a la cual le dedicaron una portada el jueves 20 de octubre de 2016 tras la masiva marcha que se tomó las calles de todo Chile y América Latina en contra de los femicidios y la violencia de género.

[Lee también en El Desconcierto: REDES| Usuarios critican oportunismo de La Cuarta: “Hoy dicen #NiUnaMenos, mañana viene la Bomba 4”]

Marabolí también aseguró que este jueves 16 “se viene una gran sorpresa en el diario impreso; será una edición de culto, de colección”, lo cual operará como una especie de homenaje al espacio dedicado a mostrar imágenes de mujeres desnudas.

“Estamos en una etapa en que la Bomba 4 quedó fuera de contexto, el tema de la cosificación de la mujer es algo potente”, aseguró el director del tabloide, no sin aclarar que la erradicación del poster ocurre “con dolor, eso sí”.

Del mismo modo, afirma que secciones como “Linda, libre y loca”, la cual aborda temas relativos al empoderamiento femenino, tendrán más relevancia en el medio. Sin embargo, en el sitio web existen espacios a los cuales se les da gran relevancia, como “Diosagram” -dedicada a mostrar fotos de mujeres de Instagram- o las galerías de imágenes con mujeres desnudas o en ropa interior. Ambas dan cuenta de que se mantiene la idea de cosificar el cuerpo femenino. Eso sin considerar las portadas que banalizan y naturalizan los femicidios en nuestro país.

El fin de la Bomba 4 se tomó la agenda noticiosa de la jornada, convirtiéndose en trending topic nacional. En Twitter aparecieron un gran número de hombres lamentando el fin del póster semanal y culpando de ello a las mujeres y al feminismo. Por otro lado, desde los movimientos feministas manifestaron su alegría por el fin de un icono de la hipersexualización de la mujer, aunque de todos modos consideraron un pequeño avance su cierre.

Para analizar este giro en La Cuarta, cuatro feministas explicaron a El Desconcierto su visión respecto al tema, recalcando que si bien este pequeño paso es un avance, aún queda mucho para alcanzar una verdadera conciencia respecto al tema.

Lorena Astudillo, vocera de la Red Chilena Contra la Violencia Hacia la Mujer: “En el cierre de la Bomba 4 sí hemos influido las feministas”

A mí no me parece que el fin de la Bomba 4 sea un avance del feminismo ni tampoco una estrategia de marketing. Lo que sí creo que es un avance del feminismo es la conciencia que existe sobre el tema, porque ya no se sostiene que saquen mujeres desnudas para vender o que ese sea el sello del diario. En la conciencia social de hoy esto no está bien, y eso es gracias al feminismo, porque debido a esto medios de comunicación históricos como La Cuarta, que perpetúan la cosificación y la imagen de la mujer en ciertos estereotipos, se ven obligados a sacar esta sección que lleva 32 años. Yo diría que ese es el avance: la creación de conciencia en la sociedad.

Ahora, específicamente en este medio, no es un avance del feminismo. Un avance del feminismo sería que cambiaran la línea editorial, porque mientras La Cuarta no cambie su línea editorial, es bien poco lo que están haciendo, no es algo que se vea como “¡wow, mira qué increíble!”. Mientras no cambie sus titulares sexistas, mientras se siga burlando o minimizando el problema de la violencia contra las mujeres, no hay un avance. Por lo tanto, conclusión, el cierre de la Bomba 4 obedece a una presión, a un mundo que está cambiando, y en ese cambio de paradigma sí hemos influido las feministas. Y sobre si es una estrategia de marketing o no, ya a nadie le interesa ver la Bomba 4. Ya no tiene sentido, ya no es un boom y la tienen que cerrar porque no les queda otra.

María Francisca Valenzuela, fundadora de OCAC Chile: “Si tuvieran un compromiso con la igualdad de género, no le harían un homenaje de despedida a la Bomba 4”

La Bomba 4 es un icono de lo que era la hipersexualización de las mujeres en función del placer masculino, siempre muy hétero. Si bien a nosotras como feministas nos pone contentas el hecho de que se acabe, tampoco vamos a respaldar la forma en que esto ocurre, porque van a hacer un evento de despedida del suplemento, haciéndole un homenaje y no bajándole los subtítulos que nos gustaría leer, que sería que existiera un compromiso con las mujeres de Chile, un compromiso con la igualdad. No hay una lectura de ese tipo. Entonces vender la idea que el medio tiene un compromiso feminista es mentir, porque si la Bomba 4 siguiera vendiendo, probablemente seguiría existiendo. Esa es la verdadera razón porque se acaba, no por un compromiso con las mujeres. Eso no existe.

Por otro lado, La Cuarta es un medio que se ha caracterizado por tener titulares machistas, por abordar las noticias de una forma inadecuada, que no está comprometida con la igualdad de género ni con la erradicación de violencia contra las mujeres. Qué bueno que se acabe la Bomba 4, pero no se acaba por los motivos adecuados. Es un agrado que se termine, pero los motivos por los cuales nació y se consolidó siguen perdurando, esos son los que de verdad nos gustaría erradicar. Ojalá los medios tuvieran un compromiso mucho más activos cuando se trata de eliminar cosas como éstas, porque qué lindo sería que la razón por la que se acaba es porque hay un compromiso con la igualdad de género. Si así fuera, no le harían un homenaje de despedida a la Bomba 4.

Karen Vergara, investigadora de violencia en medios: “El diario seguirá publicando noticias relacionadas a la cosificación del cuerpo”

Conocía la noticia del cierre desde antes y si bien nunca pensé que lograría tal revuelo, sí siento que es un hecho histórico que responde más al tema económico que de género, porque seamos realistas, el diario seguirá publicando noticias relacionadas a la cosificación del cuerpo o a la exhibición de mujeres sin ningún contexto noticioso real. Creo que más que seguir pensando en el cierre de la Bomba 4 como un logro de los avances en temas de género, debemos seguir alertas ante la naturalización de los titulares machistas, la construcción de relatos morbosos en casos de femicidio, entre otros temas que pasan muchas veces más desapercibidos a simple vista (a diferencia del shock de un suplemento como la B4, por ejemplo). De todas formas, es un paso importante en lo que significa dejar de asumir que por ser un diario “popular” solo puedes vender si introduces cuerpos de mujeres desnudas en él.

El paso siguiente es el más importante: instalar que estos cambios no son porque se esté censurando algo, sino más bien, que van en la destrucción de un modelo cultural machista que durante años nos mantuvo impedidas de incidir en la esfera pública. Si en la actualidad increpamos más y le exigimos más a los medios, es precisamente por eso: porque al fin tenemos espacios construidos entre nosotras mismas donde podemos comunicarnos y manifestarnos sobre muchas cosas sobre las que jamás tuvimos derecho siquiera a opinar: la publicidad sexista, los discursos políticos misóginos, la perpetuación de la cultura de la violación y también La Cuarta, el cual ha tenido un triste récord en cuanto a la utilización de titulares nefastos a la hora de cubrir femicidios y violencia contra las mujeres en general.

La forma en que funciona la prensa en Chile sigue teniendo todo de patriarcal: directores hombres más cercanos a la economía que a los medios, redacciones con periodistas mujeres que se enfrentan a techos de cristal en cuanto a acceder a cargos más elevados de incidencia, y más. Seguimos viendo que a nivel global solo un 9% de las expertas o comentaristas solicitadas en un reportaje son mujeres, aún cuando la noticia trate sobre un hecho acontecido por una mujer. Es hora que vaya cambiando esta realidad y quiero pensar que al menos hoy se avanzó un paso más hacia un cambio en la forma en como somos percibidas por los medios.

Mónica Maureira, periodista del Observatorio de Género y Equidad: “Leo el cierre de la Bomba 4 como la organización de las periodistas y feministas”

Leo el cierre de la Bomba 4 como la unión de dos grandes apuestas: la organización de las periodistas y feministas que desde hace años vienen denunciando las prácticas periodísticas sexistas en los medios y en la producción de informaciones y la organización consciente de las periodistas que trabajan en los medios cotidianamente.

Hay mucho de confluencia entre ambas demandas, la percepción de discriminación de las mujeres en ambos espacios tiene como primer gran paso el cierre de un espacio del diario La Cuarta que por años cosificó a las mujeres. Es esa misma confluencia la que ha generado acciones colectivas a nivel global que mantienen en la agenda pública la realidad de la violencia sexual contra mujeres en lugares tan protegidos como la industria del cine y las comunicaciones.

Lo clave será observar que esta acción simbólica también se refleje en la producción de los contenidos informativos, noticiosos, del diario; en especial en la representación que se hace de las mujeres en el ámbito público y privado y en la contextualización de la discriminación y la violencia que se ejerce en en contra de mujeres y niñas, mejorando el estándar periodístico desde una sentida crítica a las prácticas con las que trabajamos y a la responsabilidad que los medios tienen ello. Para eso hay que alejarse de estereotipos y prejuicios, y avanzar hacia una critica de medios que profundice el concepto de libertad de expresión y de democratización de las comunicaciones.

Si se trata de una estrategia de marketing, ella se reflejará tempranamente en la ausencia de contenidos que estén a la altura de los derechos de las mujeres.