15 días después de la desaparición del submarino ARA San Juan, la Armada de Argentina dio por finalizado este jueves el intento de rescate de sus 44 tripulantes y devolvió a puerto las cápsulas de rescate que había aportado EEUU. El portavoz de la Armada, Enrique Balbi, dijo que continuarán buscando el casco en el lecho del Atlántico, pero ya “no habrá salvamento de personas”. En la práctica, el anuncio significa que las autoridades dan por muertos a los marineros de la nave.

“Se ha extendido a más del doble la cantidad de días que determinan las posibilidades de rescate de la dotación. A pesar de la magnitud de los esfuerzos realizados, no ha sido posible localizar al submarino”, señaló Balbi en una conferencia de prensa, en la cual destacó que “no se encontró evidencia alguna del naufragio en las áreas exploradas”. “No habrá salvamento de personas”, precisó.

Sin embargo, el funcionario aseguró que se mantendrá la búsqueda de la nave, que la semana pasada habría sufrido una explosión en el Atlántico Sur. “Cambió de fase. (de rescate) a búsqueda”, declaró Balbi. Según el portavoz de la Armada, el operativo de búsqueda del ARA San Juan continuará “en el lecho marino”, con un “cambio de equipamiento y personal para operarlo”.

Ante el nuevo escenario, los familiares de los desaparecidos en la nave exigieron este viernes que la Armada recupere los cuerpos de los desaparecidos: “Queremos que los saquen, queremos ver los cuerpos. Nosotros necesitamos hacer un duelo”, expresó Yolanda Mendiola, madre del tripulante Leandro Cisneros.

La madre de otro submarinista, explicó que algunos de los familiares necesitaron de asistencia tras conocer la noticia que se descartaba el rescate del submarino con tripulantes vivos, i explicó que la Armada les dijo durante la tarde del jueves que “hay pocas probabilidades” de encontrar a los tripulantes con vida, pero aseguraron que continuarán la búsqueda.