El domingo falleció en el Hospital Militar quien era sindicado como uno de los más “sanguinarios” agentes de la Dictadura. Con una condena vigente que cumplía en Punta Peuco, a los 71 años murió Basclay Humberto Zapata Reyes producto de un cáncer fulminante.

Conocido como el “Troglo“, fue parte de la Agrupación Halcón I, bajo el comando de Miguel Krassnoff, actuando como uno de los principales torturadores en Villa Grimaldi y en el cuartel Simón Bolívar. En esos años, adquirió la “fama” de violar a las mujeres que torturaba.

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desparecidos, Lorena Pizarro aseguró que es “una pena que Basclay Zapata se haya ido sin entregar la verdad de todo lo que sabía respeto el exterminio que perpetró el Comando Conjunto durante los años de la dictadura cívico-militar. El Comando Conjunto es responsable de muchas desapariciones, por lo tanto ellos tienen el conocimiento de la verdad de lo que ocurrió con muchos de nuestros familiares y, junto con ello, saben el nombre de otros responsables también”.

Entrevistado por Cooperativa, el periodista Mario Aguilera entregó detalles sobre cómo era Zapata. El comunicador no solo fue torturado por el “Troglo” en 1974, sino que también lo entrevistó años más tarde.

No reconoció todo lo que yo sabía que él había hecho, que era uno de los violadores de la DINA”, aseguró Aguilera.

El año pasado, en el recordado “perdonazo” que se dio en Punta Peuco en diciembre, Zapata aseguró que cumplió “órdenes militares, poniendo especial celo en su ejecución porque pensaba que tales órdenes eran legítimas, y en aras del bien superior de la Patria”.

Después, se comparó a sí mismo con San Pablo, que pasó de ser “perseguidor de los cristianos, pasó a ser quizá el más prolífero e iluminado apóstol. Pero, lo interesante es que requerido a explicar el por qué de su conducto anterior, respondió que sólo hizo lo que consideraba justo y legal, y por tal razón, irreprensible”.

“Creo necesario pedir ser perdonado por todos esos dolores”, finalizó entonces, aunque desde el mundo de los derechos humanos se quedaron esperando que declarara en las otras causas judiciales que aún no se cierran”.