Otra voz más reveló haber sido víctima de las prácticas violentas del ex productor de Hollywood Harvey Weinstein. En una carta abierta titulada “Harvey Weinstein es mi monstruo también” y publicada por el New York Times este miércoles, la actriz Salma Hayek, protagonista de la película Frida (2002) –famosa biografía de la artista Frida Kahlo –, explicó el calvario que sufrió por las constantes propuestas sexuales del ex productor.

Hayek reveló que el tipo la acosó sexualmente en numerosas ocasiones, la amenazó de muerte para silenciar el abuso verbal y dijo que cerraría la producción de la película Frida  si no realizaba una escena de desnudo frontal.

La actriz dijo que conoció a Weinstein tratando de llevar a la pantalla la popular cinta Frida, dirigida por Julie Taymor. “Me pregunto si no fue solo mi amistad con ellos —así como con Quentin Tarantino y George Clooney— lo que me salvó de ser violada”, dijo en su carta.

Hayek contó además que cuando presentó Frida a Miramax para que la distribuyera, Weinstein le exigió en que se reescribiera el guión, que consiguiera mayor financiamiento y que agregara una escena de sexo con desnudo frontal. Para poder concretar el proyecto, Hayek aceptó, aunque su decisión la llevó a sufrir una crisis nerviosa mientras rodaban la escena. “Mi cuerpo no paraba de llorar y convulsionar”, contó. “No era porque iba a estar desnuda con otra mujer. Era porque iba a estar desnuda con ella para Harvey Weinstein“, aseguró. La otra actriz era Ashley Judd, una de las primeras famosas que denunció públicamente a Weinstein por acoso sexual.

Aunque inicialmente parecía que ni siquiera con los cambios se avenía a estrenar la película, Weinstein se ablandó por la presión de la directora Julie Taymor y de ella misma. Sin embargo, el hecho de que Hayek nunca cediera a sus propuestas provocó un endurecimiento de su actitud: ”No creo que él odie nada más que la palabra ‘no’”, agregó la actriz. Según Hayek, “el rango de sus tácticas de persuasión pasó de hablar dulcemente conmigo a esa vez cuando, en un ataque de furia, dijo las aterradoras palabras: ‘Te mataré, no pienses que no puedo’“, relató Hayek.

Weinstein y ninguno de sus representantes se han referido a las declaraciones de Hayek.