En la recta final de esta campaña electoral ha tomado protagonismo por primera vez el tema de la migración, uno de los que normalmente quedan más silenciados en los discursos políticos y al que pocos se paran a ponerle atención.

Eso, pese a que, según el informe Coyuntura económica en América Latina y el Caribe, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Chile es el país latinoamericano en el que más ha aumentado el número de extranjeros en el periodo 2010-2015.

Sin embargo, para los y las que recibirán de forma directa el impacto de las políticas que decida implementar el nuevo presidente, es fundamental conocer al detalle la posición que los presidenciables tomarán sobre el tema.

Este lunes, en el último debate televisado de campaña, Sebastián Piñera y Alejandro Guillier enfrentaron sus planteamientos en materia migratoria, quizás uno de los temas en los que ambos presidenciables muestran posiciones más distantes. Mientras el abanderado de Chile Vamos se mostró duro e inamovible ante la llegada de extranjeros a Chile, el de la Nueva Mayoría defendió una posición más abierta e integradora.

“Si en algún minuto la inmigración es excesiva, todos los países del mundo ponen regulaciones”, señaló Piñera cuando le preguntaron por si prefería una política de puertas abiertas o una regulada a través de cuotas de ingresos. Guillier, en cambio, hizo hincapié en que “conviene ser empático” e insistió que “si le pones barreras a los extranjeros, se las van a poner a los chilenos. ¿Cuál es el sentido de complicarnos la existencia?”, se preguntó. Entre sus propuestas estrella en esta materia están promover el ingreso a Chile con un visado de trabajo si se van a radicar en el país y no con un permiso de turista y regularizar a los que ya viven en el país sin los permisos laborales necesarios.

Pero, ¿qué piensan los principales afectados y afectadas por las propuestas que defienden los dos candidatos a La Moneda? El Desconcierto lo preguntó a cuatro miembros y dirigentes de las distintas comunidades de migrantes del país. Las respuestas fueron rotundas, sin margen para la duda.

Benjamín Cruz Parra (Colombia): “Desde que fui habilitado hace tres años, votar ha sido una prioridad para mí”

Benjamín vive en Chile desde hace 8 años y es dirigente del Colectivo de Colombianos Residentes en Antofagasta. Tiene claro que va a votar. “Desde que fui habilitado hace tres años, votar ha sido una prioridad para mí. Es una responsabilidad y un derecho”, dice. Sin embargo, reconoce que muchos de sus compatriotas no saben que pueden votar o que en otros casos recibieron denuncias de personas que aunque cumplen con los requisitos para sufragar -tener más de cinco años en el país desde la fecha de la residencia definitiva- no aparecen en el sistema del Servel.

Sobre su preferencia, asegura que votará a Alejandro Guillier porque “representa los intereses que tengo como persona y como dirigente migrante”, asegura. El colombiano explica que paró harta atención a las propuestas que ambos desarrollaron en el último cara a cara, sobre todo a la situación de las personas que no disponen de los papeles, una de sus principales preocupaciones. “Guillier habló de que la expulsión no era la solución, todo lo contrario, que lo que quieren es impulsar un proceso de regularización de las personas para que la gente pueda acceder a trabajos dignos, a servicios básicos de salud, educación e incluso vivienda”.

benjamin_colombia

Rosa Esquerre (Perú): “Una está obligada a votar para tener autoridad moral para reclamar”

Con 18 años en Chile, Rosa cree que es muy importante ir a votar. Así lo hizo en la primera vuelta y pese a que este domingo no podrá acudir a las urnas porque estará de vacaciones en su país, asegura que convenció a todas sus amigas para que vayan. “Una está obligada a votar para tener autoridad moral para reclamar, luchar por algo. Si uno no cumple con sus obligaciones, no se puede reclamar”, apunta.

“Votaría por Guillier si estuviera en Chile”, indica. Aunque asegura que “no le convence mucho”, dice que lo prefiere a Piñera porque su proyecto es “más accesible para los inmigrantes” y porque lo encuentra “como más social”.

rosa esquerre

Carlos García (República Dominicana): “No sólo son derechos lo que tenemos”

Presidente de la Sociedad Dominicana en Chile (Sodoench), y con casi 6 años en el país, García asegura que irá a votar porque “participar es un derecho y una obligación de cada miembro de la sociedad”. Y añade: “No sólo son derechos lo que tenemos”.

Su voto será para el senador de Antofagasta porque -dice- su discurso “se acerca más a los temas sociales y quiere solucionar la situación que tienen miles de inmigrantes que están de forma irregular”. El dominicano recuerda que Guillier también fue migrante, cuando vivió en Ecuador, donde cursó un Magíster en Ciencias Sociales en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), y que “no ve a los migrantes como delincuentes”. En su opinión, “poniendo trabas a migrantes también se fomenta que haya trata de personas y abusos laborales o en arriendos por las situaciones de irregularidad que viven los inmigrantes”.

Carlos cree que hasta ahora no se le ha dado la importancia al voto migrante porque “apenas son 260.000 los habilitados para sufragar, pero para las próximas elecciones serán cerca de un millón de personas. Ahí van a empezar a mirar diferente este votos”, cierra.

carlos republica dominicana

Yvenet Dorsainvil (Haití): “Los migrantes podemos jugar un papel importante en la decisión”

Con ocho años en Chile y la publicación del primer diccionario Kreyòl-Español, Yvenet asegura convencido que irá a votar el próximo domingo. “Nosotros [los migrantes] podemos jugar un papel importante en la decisión. Cada vez somos más los que podemos votar y la migración también es un tema”, sostiene.

El dirigente de la comunidad haitiana revela que su voto será por Alejandro Guillier porque, según él, “las primeras agresiones en contra de los haitianos, como la quema de casas, llegaron después de los discursos de Piñera acerca de la migración, y a los haitianos especialmente”. Y agrega: “Si temenos un presidente que es xenófobo o racista, la imagen que se proyectará de Chile también será racista”, concluye.

yvenet haiti