En medio de su breve paso por Chile, el ex presidente uruguayo José “Pepe” Mujica continuó este jueves con sus actividades junto al candidato presidencial de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, y ambos se detuvieron a tomar un café en el paseo Bulnes y responder las preguntas de la prensa.

En la ocasión Mujica le entregó su apoyo al candidato oficialista para la segunda vuelta presidencial y también aprovechó de enviar un mensaje a la ciudadanía. “Mis felicitaciones al pueblo chileno. Muy probablemente ustedes no son conscientes de que se dan el lujo de tener una elección entre dos ciudadanos calificados, muy distinto cada cual con su carro de ideas, pero valiosos. Y eso no es poca cosa en el mundo de hoy”, afirmó Mujica.

El uruguayo también continuó señalando que “yo apoyo todo lo progresista en el mundo. Me gasté la vida luchando por el reparto. Cometí muchos errores, pero logramos que la sirvienta tenga jubilación. No cambiamos el mundo, pero algo hicimos”.

El ex mandatario puso en cuestión los conceptos de derecha e izquierda y afirmó que “la cara conservadora cuando se pone muy dura se transforma en fascistoide, que no es lo mismo conservador que fascista. La cara mía cuando se llena de corazón y buenas intenciones, se pone a repartir lo que no existe y se cae en el infantilismo y confunde la realidad con el sentimiento“.

Finalmente, lanzó que “el eterno problema de la cara progresista es la unidad, y el eterno peligro y el eterno flagelo. Por eso quiéranse un poco más y sepan lo que está en juego. El tiempo lo dirá”. Y finalizó señalando que “yo pertenezco a alianza que tiene más de 40 años, que nos peleamos todos los días pero mantenemos el cuadro. Si el cuadro lo rompemos sonamos como arpa vieja, pero el cuadro junto nos permite ir avanzando y algo hemos logrado”.