La noticia del retorno de Sebastián Piñera dejó numerosas interrogantes sobre el futuro de algunas áreas y proyectos muy ansiados por la ciudadanía.

Especialmente, en lo que se refiere a las demandas de la diversidad sexual y los temas pendientes, como la Ley de Identidad de Género para la población trans y el matrimonio igualitario, además de la posibilidad de adopción por parte de parejas del mismo sexo.

Pese a que durante su campaña presidencial, Piñera se caracterizó por manifestar explícitamente su distancia con la postura de las organizaciones que abogan por la diversidad sexual y llegó a afirmar que los niños trans “pueden corregirse con el tiempo”, el candidato vencedor recibió las felicitaciones de Fundación Iguales y el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

“Triunfó la democracia”, resumieron desde el Movilh, agregando que “la igualdad y el pleno respeto a los DD.HH seguirán avanzando”.

En tanto, desde Fundación Iguales también extendieron sus felicitaciones a Piñera y le desearon éxito en su mandato: “Esperamos que en los próximos 4 años se profundice el reconocimiento de derechos y dignidad de la población LGBT, y tengamos ley de identidad de género y matrimonio igualitario”. 

Otras organizaciones, como la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio se mostraron más distantes del triunfo de Piñera: “Defenderemos y seguiremos luchando por los derechos de lesbianas, bisexuales y trans siendo oposición al presidente electo. Sabemos del estancamiento que habrá de nuestras demandas, por eso no claudicaremos”, cerraron.