Javiera Setz, madre de un hombre transgénero, escribió una carta a La Tercera abogando por la aprobación de la Ley de Identidad de Género que ha sido ampliamente difundida.

“Cuando fui madre el médico vio sus genitales y declaró que una linda niña llegaba a al familia. “Niña” que a los siete años regaló sus muñecas, a los nueve no aceptó usar más vestidos, a los 10 se dibujó a sí misma como niños, a los 13 tuvo una tremenda depresión y recién a los 16 pudo decirme que era un hombre transgénero“, afirmó.

“Hoy esa niña quedó en el recuerdo; en mi casa es un joven feliz. No queda nada femenino en su apariencia ni en su comportamiento. Pero mientras su carnet diga Andrea y no Andrés, asoman obstáculos sin razón de ser y cada día temo por su seguridad. A los hijos que no son trans, la Ley de Identidad de Género no les cambiará la vida. Pero la de nuestros hijos, sí“, concluyó.