El dibujo de un pene de cuatro pisos de altura despertó la curiosidad de los neoyorquinos cuando apareció el día de Nochebuena pintado en un edificio de apartamentos en la calle Broome, en el Lower East Side de Manhattan. Se trata de una obra de la artista sueca Carolina Falkholt, y se une a otro dibujo gigante de una vagina algo más abstracta en la calle Pike.

Falkholt contó a The Guardian que su trabajo a menudo consiste en “no sentirse avergonzado por tu propio cuerpo y de lo que eres como ser sexual”. Y agregó: “Habitualmente pinto vaginas gigantes. Como acababa de terminar una en el lateral de un edificio de cinco pisos, pensé que se necesitaba una polla. El espacio de Broome encajaba perfectamente. Parafraseando a Judith Bernstein, diré que si una polla puede entrar en una mujer, también puede subir por una pared”.

Las reacciones de los vecinos fueron de todo tipo. Desde los que se sintieron molestos o acosados, hasta aquellos que lo consideraron como un mural más en las paredes de los edificios, sin más, o los que opinaron que era un daño a la propiedad privada.

La presidenta del consejo educativo del distrito 1, Naomi Peña, escribió al restaurante peruano Baby Brasam que dirige la fundación de arte callejero The New Allen, que fue quien encargó la obra, con la solicitud de que se borrara.

Este mismo miércoles, sólo dos días después, la obra fue borrada con pintura por orden del dueño del edificio.