“Estamos conformes porque prevalece lo que dijimos desde un comienzo, que nuestros representados son inocentes”, dijo la abogada de la Defensoría Penal Mapuche, Patricia Cuevas, como primera reacción ante la decisión de la Fiscalía de La Araucanía de cerrar la Operación Huracán, que detuvo a Héctor Llaitul, líder de la CAM, entre ocho dirigentes mapuche en medio de un operativo policial.

Vale recordar que los antecedentes que sustentaron la Operación Huracán fueron una serie de mensajes de WhatsApp entre los comuneros que fueron imputados, los que, según la propia fiscalía de La Araucanía, probaba la asociación ilícita terrorista detrás de una serie de atentados incendiarios en la región.

La tarde de este jueves, el fiscal de la zona Cristián Paredes reconoció que “hubo manipulación de la evidencia y que los archivos que contienen las supuestas conversaciones que inculpan a estas personas, pudieron haber sido artificialmente instalados en los equipos telefónicos”. 

Ante lo anterior, la abogada señaló que “las pericias nos dieron la razón”, que se trata de “una situación grave” y valoró que la “Fiscalía reconoció un error y falencia bastante grave por parte de Carabineros, principalmente, y ha reconocido que efectivamente se tienen que poner en duda ciertas técnicas de investigación que no debieran avalarse en un Estado de Derecho como el que tenemos”.

Dado lo anterior, la defensa solicitara el sobreseimiento de la causa “para que quede establecido en los tribunales que no existió el delito de asociación ilícita con carácter terrorista” y, por lo mismo, Cuevas afirmó que “nos vamos a quedar conformes cuando esta causa se termine completamente”.

En tanto, Humberto Serri, también abogado de la Defensoría Penal Mapuche, cuestionó la medida de prisión que se le aplicó a los ocho imputados y señaló: “¿Quién le devuelve a esas personas esos 25 días que estuvieron privadas de libertad?”.