Según los últimos estados financieros publicados por el Ministerio de Educación que corresponden al año 2016, las universidades chilenas lograron captar $29 millones en donaciones. Este monto significa una disminución de un 26,9% respecto de los $39 millones que recibieron los planteles en 2015. 

El 2016, la Universidad Católica se adjudicó el 57% de estos recursos, es decir, una cifra cercana a los $16 mil millones. A esta le siguen de lejos la U de los Andes y la U Diego Portales, ambas con montos cercanos a los $3 mil millones. Por su parte, la U de Chile, recibió $1.600 millones.

De las 58 instituciones, 19 no recibieron aportes, principalmente por no estar acreditadas o poseer una baja certificación, según recoge Emol.

El director del Centro de Justicia Educacional de la UC, Andrés Bernasconi, explicó a El Mercurio que “los donantes suelen beneficiar a instituciones de alto prestigio, porque así asocian su nombre, el de su familia o el de su empresa a casas de estudio reconocidas. Nadie tiene interés en donar a instituciones de bajo prestigio, porque no tiene ninguna ganancia”.