A pesar de que hubo colegios que comenzaron sus actividades durante la semana pasada, el inicio oficial del año escolar estaba fijado para este lunes 5 de marzo, el “Súper Lunes”, en el que niños y adolescentes retomarán sus actividades académicas de 2018.

Sin embargo, existe un grupo importante de escolares que no se sumarán a lo anterior debido a que han enfrentado un embarazo durante su adolescencia. De acuerdo a un documento obtenido por Ley de Transparencia y publicado por Publimetro, el 50% de las mujeres que quedan embarazadas mientras cursan su educación escolar no continúan sus estudios, y dicha tendencia se ha mantenido estable durante los últimos cinco años.

Si bien la cifra de mujeres que quedan embarazadas mientras están matriculadas en algún centro educativo –el rango etario va desde los 14 a los 41 años– ha disminuido en un 42% durante los últimos cinco años (pasó desde 1.769 casos registrados en 2013 a 1.030 en 2017), el 40% de dicho grupo se trata de adolescentes de entre 14 y 17 años. 

Las porcentajes se mantienen similares, aunque los cifras han ido a la baja: pasaron de 1.050 casos en 2013 a 422 en el año pasado. Además, los establecimientos que más declararon tener alumnas embarazadas matriculadas son los subvencionados (552 casos a nivel nacional) y los subvencionados particulares (452).

Ante las cifras de deserción escolar, Débora Solis, directora ejecutiva de la Asociación Chilena de Protección de la Familia (Aprofa), señaló que una de las principales razones por las que las jóvenes dejan de estudiar es por la falta de recursos. “Actualmente hace falta un protocolo de protección social que garantice que una adolescente pueda ser madre sin dejar necesariamente de estudiar. Que se le garantice salud, apoyo de servicios sociales, ayuda en pañales, leche y cuidado”.

Hoy las niñas que más desertan son justamente las más pobres, las que vienen de sectores más vulnerables y que no cuentan con el apoyo del Estado, de sus familias ni sus parejas”, agrega la especialista.