A pesar de que ya ha pasado una semana desde que terminó la última jornada del Festival de Viña del Mar 2018, el humor en el certamen todavía sigue entre lo más comentado en los medios, y quien también quiso sumarse a la conversación es la actriz y locutora Natalia Valdebenito, que también se presentó en el evento en 2016.

De vuelta de sus vacaciones, en el programa “Café con Nata” de Radio Súbela, Valdebenito señaló que le gustaron las presentaciones que vio en el evento, pero que le hubiera gustado que ellas hubieran estado acompañadas de discursos más sólidos. “Si me preguntan si a mí me gustó la comedia, debo decir que a mí me faltó algo, que es usar el escenario para decir cosas. Me faltó la comedia subversiva tal vez“, dijo.

Eso sí, luego explicó que “eso también es cosa de gustos” y señaló, que a pesar de que no buscaba lo que esperaba, valora el que hayan habido “tres mujeres en el escenario y tres hombres jugándosela por igual”. “No es que el hombre, por ser hombre comediante tenga el espacio ganado. Vimos cómo Bombo Fica no tenía el espacio tan ganado como él creía. Vimos cómo Kramer supo sorprender pese a todo lo que lo conocemos”, continuó.

También destacó la actuación de Sergio Freire, quien “se echó el público al bolsillo, algo que mi corazón me decía que eso iba a ocurrir con mucha anticipación”, y que ella creía que iba a llegar al escenario de Viña el año en que finalmente estuvo ella. “Fue una de las pocas personas que yo escuché en ese programa decir que él quería llegar al Festival de Viña alguna vez, que era su sueño. Así que se lo dije a él de manera privada, pero lo digo acá y estoy súper contenta que una persona que sea un comediante de tomo y lomo –porque eso es Sergio– le haya ido la raja”, agregó la actriz.

En cuanto a las presentaciones de las mujeres, Valdebenito afirmó que “es súper difícil levantar cualquier tipo de opinión porque todo puede ser tomado de forma negativa” –aludiendo a la polémica que se armó por los comentarios de Jani Dueñas sobre Alison Mandel–, pero que rescata que haya habido un numero paritario. “Yo me quedo con la posibilidad de que las mujeres saquen la voz, me habría encantado que eso fuera un poco más profundo. Esa para mí es la deuda de mi propio festival, porque yo creo que uno tiene que pedirle cosas a los demás, cada uno sabrá cómo hace lo suyo”.

Finalmente, destacó la importancia que se le ha dado a la comedia en el festival, porque lo valora como “un espacio para comentar y decir cosas” y afirmó que “yo siempre voy a defender la comedia y por lo mismo siempre voy a defender a aquel que se suba al escenario a jugarse el pellejo y no van a escuchar de mí ningún adjetivo en contra de mis compañeras, aunque no sean mis amigas”.