Donya Forentino, la ex esposa de Gary Oldman cuestionó a la Academia por otorgar su máximo reconocimiento en la industria del cine al actor y al ex deportista Kobe Bryant.

Forentino estuvo casada durante cuatro años con el ganador del premio al Mejor Actor durante la ceremonia realizada el pasado domingo. En 2001, lo acusó de maltratarla física y emocionalmente, asegurando que el Oldman la golpeó con un teléfono delante de sus hijos pequeños.

“Cuando levanté el teléfono para llamar a la policía, Gary me puso la mano en el cuello y me apretó. Retrocedí con el tubo del teléfono en la mano. Traté de marcar el 911. Gary me lo arrancó de mi mano y me golpeó en la cara con el auricular del teléfono tres o cuatro veces. Los dos niños lloraban”, relató la mujer sobre el episodio de violencia.

Por ello, tras conocer el reconocimiento a Oldman, Donya se manifestó: “Felicidades, Gary y felicitaciones a la Academia por otorgar no sólo a uno sino a dos maltratadores un Oscar. Pensé que habíamos evolucionado. ¿Qué pasó con el movimiento #MeToo?”, preguntó en declaraciones a TMZ.

Aunque el actor no se ha referido al tema, su representante aseguró que, aunque los movimientos “Time’s Up” y #MeTOO son necesarios, en el caso de Oldman “es una persona a quien están tratando de difamar usando estos movimientos importantes como excusa. Hay que saber que a) ha sido absuelto, b) Las acusaciones están hechas por su ex mujer durante una amarga batalla por la custodia, c) fueron hechas por alguien con serios problemas con las drogas en ese momento”.

Además, el segundo personaje aludido por Donya Forentino es Kobe Bryant, el ex jugador de Los Angeles Lakers que fue premiado por el cortometraje animado “Dear Basketball”. En 2003, el ex deportista fue acusado de violar a una mujer de 19 años. Aunque Bryant fue procesado, el juicio no se realizó porque la víctima declinó de testificar a última hora. Según lo informado por los medios, la joven habría recibido cinco millones de dólares por su silencio, aunque él siempre negó haberle pagado.