Sra. Directora:

Decir que vienen tiempos mejores para el sector inmobiliario no es una mera referencia al próximo Gobierno, ya que muchos han adelantado que la reactivación de la economía traerá un crecimiento sobre el 3%. Panorama que tendrá efectos en todos los rubros, incluido el inmobiliario, generando un fuerte alza en la demanda de viviendas y sus precios.

Según la Corporación de Bienes de Capital, la inversión inmobiliaria para este año será cercana a los US$2.500 millones, donde un 63% corresponderá a proyectos habitacionales. Esto respondería a las proyecciones de un alza importante en la demanda residencial, algo que ya se ve: la Cámara Chilena de la Construcción señaló que en los últimos meses de 2017 la venta de viviendas nuevas aumentó un 2,7%, cifra que seguirá al alza y que generó un aumento de 6,7% en el valor. Aquellas personas interesadas en adquirir una vivienda deben tener claro que el momento de comprar es ahora, ya que mientras más esperen, más tendrán que pagar por su nueva propiedad.

Durante los últimos meses hemos visto cómo ha aumentado el interés por adquirir propiedades, especialmente las de mayor metraje, en sectores alejados de congestiones pero sin salir de la ciudad, por ejemplo Quinchamalí de los Andes en Las Condes. Así, están ganando cada vez más adeptos las edificaciones en altura, que entregan vistas privilegiadas sin perder una conectividad con Santiago.