La Universidad de Chile realizó un estudio titulado “Caracterización de Estudiantes Nuevos 2017 y proyecciones para la Admisión 2018” que arrojó que un 12,8% de los estudiantes matriculados entre 2012 y 2016 desertó de su carrera. En tanto, un 42 por ciento manifestó que su cambio se debió a “ajustes vocacionales”.

Por este motivo, el Departamento de Pregrado de la Vicerrectoría de Asuntos Académicos creó una nueva medida que permitirá -desde este 2018- a los estudiantes de primer año puedan corregir su elección de programa académico entre la primera y tercera semana de clases, siempre y cuando el alumno cumpla con un puntaje PSU igual o superior al último matriculado de la carrera a la que desean ingresar.

Igualmente, la iniciativa contempla la implementación de un mecanismo de re postulación interna para el segundo semestre, con cupos limitados, entre las semanas 15 y 17 del calendario académico, también dirigido a estudiantes de la universidad pública.

Por su parte, esta segunda vía de cambio de carrera “cuenta con cupos de ingreso definidos por cada carrera o programa, además de un protocolo de aplicación que se está terminando de afinar para que garantice a todos una debida difusión del proceso, su transparencia y buen uso”, declaró la directora de pregrado, Leonor Armanet.

Esta nueva medida responde a que de los 1.173 de los estudiantes que reingresaron a la Universidad de Chile a otra carrera -durante los años que recoge el estudio-, sólo 87 de ellos lo hizo mediante el proceso de transferencia interna, significando un 0,31% de los jóvenes que desertaron. Igualmente esta iniciativa ayudará a liberar cupos del ingreso PSU para nuevos estudiantes.