La policía argentina asesinó a un niño de 12 años en Tucumán en medio de una persecución policial. El menor recibió un balazo por la espalda y murió en el momento.

La víctima es Facundo Burgos, quien horas antes del incidente fue, en moto, con un amigo a ver las carreras que se hacen en la ciudad. Alrededor de las dos de la madrugada cuando regresaban a sus casas, los niños se cruzaron con un patrullero que estaba persiguiendo a dos motos. Ellos intentaron frenar y cubrirse, sin embargo, el policía abrió fuego, consigna El Clarín.

El amigo de Facundo, que tenía 14 años, sintió como una bala le rozó la cabeza. Tras esto, vio como Burgos cayó de su moto. Una de las balas le había llegado por la espalda y atravesó su nuca lo cual ocasionó su muerte en el lugar.

Los dos funcionarios policiales que efectuaron los disparos fueron detenidos pero quedaron prontamente en libertad. La versión de la policía provincial señala que esto se trato de un enfrentamiento. Los uniformados aseguran que el niño, que murió asesinado, se había enfrentado con ellos.

La abuela de Facundo, Mercedes del Valle Ferreira, publicó una carta donde señala que la policía está inventando cosas.

“¿Cómo se hace? ¿Cómo hacemos? ¿Quién se lleva este dolor? Para colmo, debemos soportar infinidad de historias falsas, circulando por internet o televisión, porque no, nada hubiera justificado lo que hicieron, pero mi nieto no robaba, ni manejaba un revólver, como inventa la Policía. Había terminado la primaria en la escuela Miguel Lillo con muy buenas notas y estaba por arrancar su nuevo ciclo en la ENET Nº5. Ya tenía todos los útiles, la mochila preparada y su ropa lista”, escribió.

Lee la carta acá: