Mañana, en la comisión de Gobierno Interior de la Cámara de Diputados, el ministro de Interior Andrés Chadwick presentará los primeros detalles del proyecto de reforma migratoria que prepara el gobierno de Sebastián Piñera, con el fin de actualizar la añeja Ley de Extranjería, que data de 1975.

La semana pasada, un grupo de diputados de Chile Vamos se reunió con personeros de gobierno y adelantaron algunos detalles de la reforma, considerada urgente ante el constante incremento de personas extranjeras que ingresan al país. Según la PDI, al 15 de marzo de este año han ingresado más de 2,5 millones de personas. Si bien se trata de una fecha vacacional, la cifra representa un aumento de 34% respecto al año pasado.

Uno de los pilares de las medidas que trabaja el gobierno sería un proceso de “regularización extraordinario de inmigrantes” para identificar a personas indocumentadas y obtener registro de todas aquellas que permanecen en Chile de manera irregular. Esto se trataría de una medida administrativa -posible a través de decreto- y correría en paralelo a la indicación sustitutiva y urgencia que dará el gobierno al proyecto de ley que ellos mismos presentaron en 2013.

“Además de las decisiones administrativas que tiene que tomar el gobierno, en busca de un justo equilibrio entre derechos y deberes, tenemos que transparentar quién está en Chile y, por lo tanto, sí vamos a avanzar en regularizar a aquellos que hoy día están en situación irregular”, indicó la diputada Paulina Núñez (RN) tras la cita con el subsecretario de Interior, Rodrigo Ubilla.

De concretarse, sería el tercer trámite de este tipo que el Estado chileno da a población inmigrante. Los procesos anteriores se produjeron durante los mandatos de Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Michelle Bachelet, en 1998 y 2007, respectivamente. La medida benefició en una primera ocasión a 22 mil personas, mientras que en la segunda se regularizó a 46 mil.

El Desconcierto conversó con tres expertos para conocer los efectos que la “regularización extraordinaria” podría tener para las comunidades de migrantes: Rodolfo Noriega, abogado y dirigente de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes; María Emilia Tijoux, socióloga y experta en migraciones; y Luis Eduardo Thayer, presidente del Consejo Consultivo Nacional de Migraciones. Los tres coinciden en señalar que la clave del proceso anunciado por el gobierno será si la regularización es universal o si sólo se aplica a las personas que hoy se encuentran en situación irregular pero que entraron a Chile de forma regular, excluyendo así a aquellos que lo hicieron por pasos inhabilitados y que quizás fueron víctimas de tráfico o trata de personas.

 

expertos migraciones

1. Regulación universal versus regulación parcial

Rodolfo Noriega: Una regulación migratoria parcial, que sólo beneficie a los que tienen su ingreso como turista vencido o están en situación irregular a pesar de haber ingresado como turistas es simplemente una regularización migratoria destinada al fracaso porque no va a acabar con la irregularidad migratoria, las situaciones se van a seguir produciendo y en el corto plazo, esas situaciones de irregularidad van a detonar en otro tipo de problemas sociales que hoy vivimos.

María Emilia Tijoux: Los que van a quedar al margen van a quedar en las peores condiciones. Esta supuesta regularización implica expulsiones, persecución y represión. Yo no sé si han pensado en los derechos humanos de las personas. ¿Qué va a pasar con los niños, niñas y familias? Me parece que no ha habido seriedad en examinar la situación de la migración que ha llegado a Chile. Tampoco toman en cuenta los convenios internacionales firmados con respeto a los derechos de las personas.

Luis Eduardo Thayer: La regularización, si excluye aquellos que han entrado por pasos no habilitados, no va a resolver el problema porque aquellos que entraron como turistas y perdieron los papeles adentro o permanecieron más allá de los 90 días tienen mecanismos administrativos para regularizarse. Están en situación irregular por la ineficiencia del Estado para entregar sus papeles a tiempo, renovar las visas que se demoran hasta 10 meses en obtenerse. Están en una irregularidad transitoria que es devenida, no es desde el ingreso. La que no tiene solución por la vía administrativa es la situación de aquellos migrantes que ingresaron por paso no habilitado, que no pueden regularizarse por la vía administrativa. Una medida que los excluya será una medida parcial y que no va a resolver el problema de la irregularidad que existe hoy día porque van a seguir viviendo en Chile con sus familias y trabajos, pero en condiciones de extrema precariedad. Será una medida incompleta, parcial y que no va a apuntar al fondo del asunto.

2. Efecto en las comunidades

R. N.: Desde la Coordinadora Nacional de Migrantes, estamos claros que estamos por una salida en general, para todas las colectividades y no vamos a aceptar el chantaje en ellas para unos en desmedro de otras. Vamos a mantener nuestra unidad y planteamos que sea un procedimiento general.

M.E. T.: Los problemas van a ser con las personas directamente, no creo que las comunidades vayan a reaccionar. La gente que llega, lo hace a veces con coyotes, con visas falsas. Van a seguir aprovechándose determinadas condiciones para proponer formas distintas de entrada, por pasos no habilitados. Este verano ha llegado mucha gente de República Dominicana entrando por el norte, entre Tacna y Arica, a pie por la playa, en terrenos minados. La inseguridad va a ser muy grande para la gente que vive mayor pobreza y exclusión social.

L.E. T.: No lo veo como una probabilidad independientemente de la política que se tome porque la tensión social y política debe de estar puesta entre las comunidades y el gobierno, no entre comunidades. La conflictividad y la disputa no tiene que estar entre las comunidades, sino que la tensión tiene que estar con el ejecutivo.

3. ¿Hacia las deportaciones express?

R. N.: La expulsión masiva de la gente que tiene problemas por una situación de ingreso irregular, creemos que es inviable por el número tan elevado de gente que ha tenido que llegar al país en tal situación. Toda situación de irregularidad migratoria es producto del status quo, de las restricciones que se están estableciendo en la política migratoria actual.

M.E. T.: Vamos para allá. Siempre se toman los peores modelos para ejercer la represión a la gente. Se toman los modelos europeos no siempre para las buenas cosas. Las deportaciones express tiene consecuencias muy graves sobre todo para las familias y deben ser revisadas bajo el enfoque de los derechos humanos.

L.E. T.: Espero que no ocurra. El reciente fallo de la Corte Suprema en contra de la determinación de la PDI de expulsar, no permitir el ingreso o generar una expulsión colectiva de ciudadanos haitianos en el aeropuerto de Pudahuel sentó un precedente que creo que debiera hacer reflexionar al gobierno antes de tomar una decisión de ese tipo.