Solo la detención ilegal.

El caso de José Vergara Espinoza, sindicado como un detenido desaparecido en democracia, tenía toda la atención puesta en la resolución del Tribunal Oral en lo Penal de Iquique, donde se llevaba el juicio oral contra los cuatro carabineros acusados de ser responsables de la detención del joven la mañana del 13 de septiembre de 2015.

Te puede interesar: José Vergara Espinoza: Detenido y desaparecido

Los magistrados condenaron a Carlos Valencia, Ángelo Muñoz, Abraham Caro y Manuel Carvajal por la detención ilegal de Vergara, pues se acreditó que lo subieron al vehículo policial, una Nissan Terrano perteneciente a la Tercera Comisaría de Alto Hospicio y lo dejaron en un camino abandonado en Caleta Buena, de pie al desierto.

Ese fue el único delito que pesa sobre los cuatro ex funcionarios, pese a que el Ministerio Público los acusó de secuestro calificado, falsificación de instrumento público y con el agravante discriminatorio, pues José Vergara era esquizofrénico.

Esas acusaciones fueron descartadas por los jueces. Entre las razones, mencionaron que el delito de secuestro calificado exige un mínimo de 15 días privado de libertad, cuestión que no se cumplió en este caso.

Además, aseguraron que la detención forzada de persona se refiere a cuando es realizada por agentes del Estado, en una política organizada que exige llevar al detenido a un centro o órgano estatal. Esto no pasó en el caso, porque Vergara fue abandonado en la carretera.

El delito de falsificación de instrumento público se descartó porque el tribunal entendió que la “hoja de ruta” que no fue cumplida por los carabineros no obedece a un documento público, sino solo a algo interno de la institución.

Familia indignada

Conocida la sentencia condenatoria, vino la polémica. Los abogados de los carabineros argumentaron que están en prisión preventiva desde hace dos años, por lo que solicitaron inmediatamente que se modificara dicha medida y esperaran la sentencia en libertad.

Los jueces aceptaron e inmediatamente se escucharon los gritos y quejas de la familia de José Vergara. Ellos pedían presidio perpetuo. En cambio, salen en libertad con arraigo nacional. “Están a favor de los asesinos”, se escuchó en la audiencia, con los jueces pidiendo a los intervinientes que hablen más fuerte.

Los magistrados también argumentaron que los condenados no son un peligro para la sociedad, porque cometieron el delito siendo funcionarios de Carabineros, institución a la que ya no pertenecen.

La lectura de la sentencia se realizará el próximo 11 de abril.