El actor indio Salman Khan fue declarado culpable de matar ilegalmente a animales protegidos -específicamente a dos antílopes indios- y se le condenó a cumplir cinco años de prisión y pagar una multa de 10 mil rupias (cerca de 150 dólares).

Khan es uno de los actores más destacados de la industria cinematográfica india y fue juzgado en un tribunal de Rajasthan por cazar a un tipo raro de antílope en 1998, a quienes disparó en medio de un rodaje.

“Salman Khan ha sido condenado en virtud de la ley de protección de la fauna salvaje”, señaló el procurador Mahipal Bishnoi.

A sus 52 años, la estrella de Bollywood mantiene un perfil de escándalos continuos y se ha mantenido en los titulares del país sin perder popularidad entre sus fanáticos, quienes llegaron al Palacio de Justicia de Jodhpur para mostrarle su apoyo.

Las otra cuatro celebridades del cine indio que participaron de la cacería, Ali Khan, Sonali Bendre, Tabu y Neelam Kothari, fueron declarados inocentes por falta de pruebas.

En tanto, Khan es un invitado habitual a los tribunales y ya ha enfrentado condenas por varios casos. De hecho, en 2015 fue absuelto tras ser acusado de la muerte de un indigente al que habría aplastado con su auto el 2002 en Bombay, antes de huir. También participó de otro caso de caza furtiva de antílopes y fue procesado por asesinar gacelas protegidas. 

Su participación en este tipo de caza despertó la ira de la comunidad rajasthaní de Bishnois, quienes se consideran guardianes de la fauna local. Pese a todos sus antecedentes, los problemas judiciales se van resolviendo sin impactar a su éxito en la taquilla. De hecho, su última producción, “El tigre está vivo” recolectó más de 80 millones de dólares en todo el mundo y es el segundo actor mejor pagado de Bollywood.