Rechazamos tajantemente que trabajadores/as a contrata y honorarios sean desvinculados a fin de que la autoridad de turno obtenga los cupos requeridos para el ingreso de nuevos funcionarios de confianza, argumentando razones infundadas como reasignación de los recursos, reestructuración de las Divisiones y Departamentos, reducción de la dotación, idoneidad y especialización profesional para dar cumplimiento a las políticas y lineamientos del Ministerio de Bienes Nacionales. En definitiva, argumentos cuyo objetivo es despedir trabajadores para reemplazarlos, sin mediar el tiempo necesario para realizar una evaluación objetiva respecto a la función que desempeñan, y sin considerar consecuentemente capacitación, mérito o experiencia en cada caso.

Nuestros/as compañeros/as de trabajo son funcionarias y funcionarios que cumplen comprometidamente tareas que están en el marco de la ley que crea el Ministerio de Bienes Nacionales, con capacidades técnicas específicas y años de experiencia para los cargos que desempeñan.

En el marco de estos despidos, se ha producido un hecho impresentable: se ha desmantelado el Servicio de Bienestar, desvinculando a tres funcionarias a contrata, una de ellas con 12 años en este Ministerio, argumentando que las funciones de dicha unidad serán asumidas por la Jefatura del Departamento.

Reiteramos nuestro profundo rechazo a estas desvinculaciones. En este sentido, informamos que se han vulnerado derechos mínimos de los trabajadores/as, entre ellos, previo aviso del cese de contrato, cierre inmediato de sus cuentas de correo y prohibición de ingresar a las dependencias del Ministerio, todo lo que se traduce en un trato indigno y vejatorio para cualquier trabajador.

Lamentamos que las buenas noticias que auguraron las autoridades para nuestro Ministerio, entre ellas su fortalecimiento, no se refrenden en la práctica, y el compromiso de respetar mínimos de dignidad para los/as trabajadores/as no se haya cumplido.

No es posible que los cambios de administración signifiquen la entrega del “botín del Estado” y el pago de favores políticos. La defensa de la función pública resulta fundamental para permitir que el Estado garantice derechos y promueva avances en políticas públicas al servicio de Chile y su pueblo, por lo que el empleo público y los avances de las políticas no pueden estar condicionados a la administración de turno.

Queremos expresar con claridad que los/as trabajadores/as despedidos no son operadores políticos ni “grasa”, como peyorativamente se nos ha llamado a los
funcionarios públicos. Muy por el contrario, se trata de funcionarios regulares que desempeñan sus labores comprometidamente con la ciudadanía y sus derechos

Esta Asociación expresa su manifiesto compromiso con cada uno/a de los trabajadores del Ministerio de Bienes Nacionales y sus derechos, a través de todas los mecanismos de negociación, todas las acciones que nos permita la jurisprudencia administrativa y de tribunales, así como las acciones coordinadas con ANEF. Denunciaremos asimismo cualquier tipo de arbitrariedades que las nuevas autoridades estén cometiendo en contra de la función pública.