—¡Árbitra chavista! —grita un caraqueño tras una falta sancionada a favor de Venezuela a inicios del complemento.

Todos a su alrededor ríen. Algunos chilenos, claro, pero sobre todo la amplia colonia venezolana que se apostó en masa sobre la tribuna Pacífico del Francisco Sánchez Rumoroso. Unos comiendo arepas, otros sacándose selfies y otros preguntándose entre sí hace cuánto viven en Chile.

La falta fue sobre Deyna Castellanos y el chiste es a propósito de una supuesta cercanía que la goleadora del Santa Clarita Blue Heat tendría con el gobierno bolivariano. Esto tras sus dichos por la destitución de Kenneth Zseremeta, el técnico que la dirigió en la Sub-20 y que fue dado de baja por la Federación Venezolana de Fútbol.

Los venezolanos parecían locales en el Francisco Sánchez Rumoroso / Agencia Uno

Castellanos, sin embargo, está lejos de ser sólo una polémica. La delantera que a sus 18 años ya tiene los palmarés de haber llevado a su selección al tercer lugar en el Mundial Sub-17 Jordania 2016, ser electa mejor jugadora 2017 en la United Women’s Soccer y ser condecorada como la tercera mejor futbolista del mundo por el premio The Best FIFA del mismo año.

Más allá de su opinión política -que, por cierto, fue un escándalo en redes sociales hace unos meses-, la hinchada venezolana se deshacía en elogios para Deyna. Y los chilenos también: verla jugar es un espectáculo en sí mismo.

[Lee también en El Desconcierto: Deyna Castellanos, la joven venezolana nominada por la FIFA al premio a la mejor jugadora del mundo]

No importó el penal desperdiciado en los descuentos del primer tiempo por Oriana Altuve o la solidez de la férrea defensa ecuatoriana, la 9 fue la llave que pudo finalmente abrir el cerrojo de la férrea defensa ecuatoriana, con un golazo de tiro libre a sólo 5′ del final. Sin embargo, antes de eso mostró gambeta, velocidad, pausa, habilidad, inteligencia, pases en profundidad y ocasiones de gol.

Tener a Castellanos es mucha ventaja para cualquier equipo y sólo bastó una estocada suya para llevarse los tres puntos. Así, Venezuela queda en buen pie para pelear por la clasificación a la fase final. Y no sólo por Deyna, sino también porque mostró un equipo sólido en todas sus líneas. Ecuador, por su parte, no jugó mal, pero la tiene muy difícil porque aún le queda contra Argentina y Brasil.

Brasil fue una fiesta

El encuentro estelar de la jornada era un clásico del fútbol mundial. Por eso la mayoría de los venezolanos no se movió de sus asientos, a lo que se sumaron trabajadores chilenos recién salidos de la pega y una buena cantidad de hinchas brasileños y no tantos argentinos.

Aunque eran pocos, los argentinos se ubicaron en las gradas venezolanas y comenzaron a armar lo que ellos llaman quilombo.

Adentro de la cancha, en tanto, las cosas eran parejas. El todopoderoso Brasil contaba con Marta (32), la mejor jugadora de la historia que concitó aún más atención de la que generó Castellanos en el partido previo. Por la vía de la legendaria delantera se generaba peligro, pero los goles cayeron por sus también habilidosas compañeras: Beatriz Zaneratto con un tiro de 25 metros, Cristiane de penal y Debinha sentenció todo.

Eso sí, antes hubo una joya del cuadro trasandino de la mano de Estefania Banini, quien ha sido denominada “la Messi” y es considerada una de las más habilidosas del continente. Efectivamente, a ratos mostró de ese talento, como en el certero tiro libre que se coló en el ángulo del arco brasilero y puso un momentáneo 1-1 que hizo festejar como locos a unos jóvenes hinchas trasandinos.

—Vamos las pibas, loco. Somos Argentina —gritaban eufóricos tras el momentáneo tanto de la igualdad.

Pese a festejar un golazo, Banini no pudo evitar la caída argentina / Agencia Uno

Porque pese a lo parejo del encuentro, las brasileras demostraron porque son uno de los mejores del mundo. Demostrando categoría y oficio en los minutos finales y con una Marta que si bien no brilló en este encuentro, siempre arrastró marcas y generó juego para sus compañeras.

Tras el tercer tanto de Debinha (90’+4), cuando el juego estaba en sus últimos estertores, la tribuna Andes -donde estaba apostada gran parte de la torcida brasilera- comenzó a gritar “Marta, Marta, Marta” y apenas concluyó el 3-1 a favor del Scratch ella se acercó a compartir con sus compatriotas.

En la tribuna rival, en tanto, los chilenos se divertían molestando a los pocos argentinos que no pararon de alentar durante todo el duelo con un “bicampeón, bicampeón, dale bicampeón” que les recordaba las dos Copa América que la selección masculina. Ellos, para divertirse, y aunque eran muy pocos, cantaban “hay que saltar, hay que saltar, el que no salta no va al Mundial”.

A puro fútbol y goles, Brasil es el momentáneo líder del grupo B / Agencia Uno

Así concluyó la primera fecha del grupo B en Coquimbo, ratificando que Brasil es el favorito para ganar el torneo pero advirtiendo que Venezuela es un equipo que dará una dura pelea para pasar a la fase final. Argentina, pese al buen nivel demostrado, tendrá que trabajar mucho para pasar obtener un cupo a la última ronda.

Cuando la noche ya se instala, los cerca de 3 mil espectadores que presenciaron la jornada se retiran tranquilos, compartiendo venezolanos con argentinos en un ambiente que además de presenciar fútbol de nivel internacional, sirve para generar hermandad entre los pueblos.

La próxima fecha es el sábado 7, donde debutará Bolivia ante Argentina. En el segundo turno Brasil enfrenta a Ecuador para dar descanso a Venezuela. Veremos, ante la ausencia de los llaneros, quién hace de local en esa segunda fecha de esta apasionante Copa América 2018.