En la mañana de este lunes 9 de abril, la policía de Río de Janeiro encontró el cuerpo sin vida de Carlos Alexandre Pereira, asesor del concejal Marcello Siciliano, dentro de un auto y con algunas marcas de bala en el pecho y la cabeza.

La policía carioca empezó la investigación ya partiendo por la hipótesis de asesinato político. Pereira fue visto por última vez en la noche de domingo, cerca del barrio de Jacarepaguá, en el sector oeste de la ciudad, donde era una especie de líder comunitario.

Un testigo del asesinato habría dicho a la policía que los atacantes del auto de Pereira habrían gritado “hay que callar la boca a este”, segundos antes de que se escuchasen los disparos que terminaron con su vida.

Sin embargo, los investigadores trabajan también con la hipótesis de que Pereira tenía ligaciones con grupos paramilitares de la región, y que quizás también lo tenía su jefe, el concejal Siciliano.

Caso Marielle Franco

También llama la atención el hecho de que la muerte de Pereira suceda justamente dos días después que el concejal Marcello Siciliano haya dado un testimonio al Departamento de Investigaciones de Homicidios de la Policía de Río de Janeiro, sobre el caso del asesinato de Marielle Franco, quien era su colega en el Concejo Municipal hasta ser asesinada, el mes pasado. De hecho, el asesor Carlos Alexandre Pereira lo estuvo acompañando en esa ocasión.

Al igual que Pereira, Siciliano pertenece al PHS (Partido Humanista de la Solidaridad). Al igual que muchos otros partidos brasileños, el PHS engaña por el nombre, y tiene diferentes posturas dependiendo de cada Estado, algunas veces más voltadas a la derecha. En el caso de Río, pese a que Siciliano haya declarado ser “un amigo de Marielle” a la salida de su testimonio, el hecho real es que no eran aliados en el Legislativo carioca.

De hecho, su testimonio a la policía refuerza la hipótesis de que grupos paramilitares –  posiblemente ligados al concejal – podrían estar involucrados en la muerte de Marielle Franco. Hay que recordar que la líder socialista inició su carrera en la política trabajando en una comisión que investigaba la actuación de las milicias paramilitares en las regiones más vulnerables de la ciudad de Río de Janeiro, razón por la cual la participación de esas milicias en su asesinato es muy probable. La otra línea investigativa apunta a personeros ligados a la intervención militar en Río de Janeiro, una vez que la concejala había sido nombrada para la Comisión que debería investigar presuntos abusos de los militares en la ciudad durante el decreto del presidente Michel Temer.