“Esto escapa a todas las cifras de contagio de países de Latinoamérica e, incluso, de África”, dijo el 11 de abril pasado el ministro de Salud, Emilio Santelices. La frase fue una de las más tajantes en medio de la alarma que se encendió luego de que se conociera del aumento en los nuevos contagiados de VIH en el país, que hasta 2017 alcanzó un total de 5.816 casos y supera en un 96% a los 2.968 detectados en 2010. 

Los datos se obtuvieron a partir de un estudio realizado por el Hospital Clínico de la U. de Chile, y en la misma ocasión, el ministro aseguró además que la tasa de contagio en el país llega a 2,9 personas por cada 100 mil habitantes, “más del doble del promedio mundial de 1,2”.

Las cifras suenan impactantes, sin embargo, no son ciertas. Este lunes, desde ONUSIDA desmintieron el dato difundido por Santelices: de acuerdo a una publicación de El Mostrador, en 2016 murió 1 millón de personas a nivel mundial por enfermedades relacionadas con el SIDA, y en Chile efectivamente desde 2015 la tasa es de 2,9 personas.

Sin embargo, en cuanto a las cifras de mortalidad global el ministro tuvo una “confusión” importante, debido a que en realidad el número corresponde a 13,96, es decir, el promedio global es seis veces superior a la de nuestro país.

En la misma publicación, el representante en Chile de ONUSIDA, Carlos Passarelli, dijo que las cifras difundidas por el Minsal son “muy exageradas” ya que Chile “es uno de los países que ofrece más tratamientos a las personas”. “En Chile la epidemia sigue siendo una epidemia concentrada, que afecta a determinados grupos de la población”, explicó.

El estudio realizado por el Hospital Clínico de la U. de Chile detectó que de las 1.377 personas que participaron, 20 salieron contagiadas, lo que representó un 1,5% del total. Y la semana pasada desde el Ministerio de Salud también difundieron que en Chile el total de contagiados corresponde a 100 mil personas, y de ellas, casi la mitad no estaría enterada de su condición.

Sin embargo, Alejandro Afani, infectólogo y director del centro que realizó el estudio de VIH, descartó que a partir de las cifras del estudio se pueda “extrapolar” a la realidad del país porque fue “sólo una muestra”.

Lo anterior tampoco se condice con las cifras que manejaba el mismo ministerio, de que las personas portadoras del virus alcanza las 45 mil. Por otra parte, tampoco calzan con los datos de ONUSIDA, que indican que corresponde a 65.500 hasta fines de 2016, y de ellas, el ISP confirmó a 41.681 vivas.