La municipalidad de Recoleta esta semana había aprobado una inédita ordenanza que buscaba combatir el acoso callejero.

El reglamento, aprobado por el Concejo Municipal, establece multas que iban desde una o dos UTM para “actos no verbales como gestos obscenos, silbidos y jadeos” hasta sanciones de cuatro a cinco UTM para  “actos que involucren el contacto corporal de carácter sexual, como tocaciones indebidas, roces corporales o presión de genitales contra el cuerpo hacia otra persona”.​​

El día de ayer, la municipalidad de Las Condes decidió seguir el ejemplo de la administración de Daniel Jadue. Así lo confirmó el alcalde Joaquín Lavín a través de un video en Twitter.

“Tenemos muchas denuncias de mujeres jóvenes que al pasar frente a zonas de construcción son objeto de gritos, exclamaciones, entre comillas ‘piropos’, que no son tales que las hacen sentirse ofendidas, agraviadas”, dijo Lavín.

Es por eso que se pondrá un letrero en distintos puntos de la comuna con el mensaje: “Aquí no molestamos ni ofendemos a nadie. Estamos en contra del acoso callejero”.

“Realmente queremos que el espacio público de Las Condes esté libre de acoso”, cerró el alcalde.