El premio Génesis fue inaugurado en 2012 y tiene como objetivo premiar anualmente con un millón de dólares a judíos destacados en distintas disciplinas. Así lo han ganado personajes como Michael Bloomberg, Michael Douglas, Itzhak Perlman y Anish Kapoor.

La quinta edición del premio le correspondía a la actriz Natalie Portman, nacida en Jerusalén. Sin embargo, la protagonista de “El Cisne Negro” se negó a viajar a Israel.

“Los recientes hechos en Israel han sido extremadamente angustiosos para ella y no se siente cómoda participando en cualquier evento público en Israel”, dijo un representante de la actriz. Luego agregó: “Ella no puede seguir adelante con la ceremonia con la conciencia tranquila”.

Desde la Fundación del Premio Génesis señalaron que respetaban el derecho de Portman a discrepar públicamente con las políticas de Israel. “Sin embargo, estamos muy tristes de que ella haya decidido no atender a la ceremonia en Jerusalén por razones políticas. Tememos que la decisión de Portman provoque que nuestra iniciativa filantrópica sea politizada, algo en lo que hemos trabajado duro para evitar durante los últimos cinco años”, añadieron.

En términos mucho más duros se refirieron otras autoridades de Israel hacia Portman. La ministra de Cultura y Deportes, Miri Regev, señaló que lamentaba que la actriz “cayera como fruta madura en manos de partidarios de BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones)”.

“Natalie, una actriz judía que nació en Israel, se une a quienes se refieren a la historia del éxito y el maravilloso renacimiento de Israel como una historia de oscuridad”, agregó Regev.

En tanto, el diputado de Likud, Oren Hazan, habló de Portman como “una judía israelí que por un lado hace un uso cínico de sus orígenes para avanzar en su carrera y que, por otro lado, se enorgullece de haber evitado el servicio en las Fuerzas de Defensa de Israel”.