Alta expectativa habían sobre el fallo total del Tribunal Constitucional respecto del proyecto que reforma la educación superior, impulsado por el gobierno de Michelle Bachelet.

Se sabía ya que el TC impugnó el artículo 63, el que prohibía que sociedades con fines de lucro sean parte de los controladores de las universidades.

El documento completo del fallo, liberado la tarde de ayer, da cuenta de que la eliminación dicho artículo fue por el voto definitorio del presidente, Iván Aróstica. En contra estuvieron el propio magistrado, junto a Marisol Peña, María Luisa Brahm y Cristián Letelier. A favor votaron Carlos Carmona, Gonzalo García, Domingo Hernández y Nelson Pozo.

Fue Aróstica quien destrabó, según sus facultades como presidente del TC, provocando que el proyecto fuese considerado “inconstitucional por contravenir la igualdad ante la ley, la libertad de enseñanza y el derecho de propiedad”.

“No se puede desconocer que estas instituciones de educación superior, cuya estructura ahora se pretende modificar, las somete a la exigencia de este nuevo requisito para su creación y reconocimiento, adicional a aquellos originales”, agrega el fallo.

Los magistrados también cuestionaron la norma de excepcionalidad que hace el proyecto sobre las Universidades Austral, Federico Santa María y de Concepción, lo que configuraría una discriminación arbitraria.

Y en otra parte, los magistrado realizan una defensa expresa al “derecho” de lucrar con la educación: “el propósito de expresar un ideario proclive a la libre empresa o de instituir casas de estudios superiores en materia de negocios, no solamente resultan plenamente compatibles con la Constitución, sino que son objetivos que también condicen con una sociedad más pluralista y democrática”.

Pero sin dudas el aspecto más polémico de todos es la postura que tuvo Iván Aróstica, el presidente del tribunal: Quiso declarar la totalidad del proyecto como inconstitucional.

“Este Proyecto termina por instaurar un régimen educacional paralelo al querido por la Carta Fundamental”, opinó el titular del TC, quien fue voto de minoría en este aspecto.

Lee también en El Desconcierto: Iván Aróstica, el hombre clave de Piñera que fue ratificado como nuevo presidente del Tribunal Constitucional

La situación ya generó reacciones cruzadas. El diputado Giorgio Jackson (RD) aseguró que “la intención de Aróstica de declarar inconstitucional todo el proyecto demuestra que su sesgo ideológico no lo hace apto para la presidencia de un Tribunal Constitucional”.

“Los fallos se acatan, pero va a seguir la discusión sobre el rigor del TC, que ha ido perdiendo valor y eso no es bueno para nuestra democracia”, dijo por su parte el presidente del Senado, Carlos Montes (PS).