Luego de su reciente paso por el Lollapalooza Santiago, en el que se presentó junto a su banda Bajofondo, por estos días el reconocido productor y músico argentino Gustavo Santaolalla está dedicado a su nuevo disco solista “Raconto”, que lanzó a fines de marzo pasado.

En conversación con Culto, el productor señaló que “ha sido como lanzar mi carrera de solista pero a los 65 años [se ríe]. Es una revisión de mi vida a través de mis canciones, desde las que compuse a los 17 y hasta ahora”, y explicó que sus “paradigmas son los mismos: la búsqueda del ser, de dónde venimos, los misterios de la vida, y todas esas cosas que están en mis canciones desde la más tierna infancia hasta ahora”.

Ganador de dos premios Oscar por los soundtracks de las películas “Babel” y “Secreto en la montaña”, dos BAFTA y un Globo de Oro, en 2017, el compositor explicó que si bien no hace su carrera ” a partir de la nostalgia”, “ahora sí tuve la necesidad de parar y ver cómo llegué acá”.

En la conversación, Santaolalla, que además ha trabajado en su rol de productor con nombres como Café Tacvba y Julieta Venegas, manifestó su admiración con músicos nacionales como Jorge González, su preocupación por su estado de salud y reveló una anécdota desconocida.

“He estado en bastante comunicación con él, pero sé que esto ha tenido diferentes etapas. ¿Sabes que cuando se hizo este festival para hermanarnos con Chile, El Abrazo [diciembre de 2010, Parque O’Higgins], yo iba a tocar con Jorge? Habíamos armado una versión acústica de ‘Tren al sur’ que era ¡bellísima! Desafortunadamente, como artista que es, Jorge empezó a expresar su visión del show y el estado del país en el escenario y lo cortaron. Nos quedamos sin tocarla, y fue una pena”, relató.

Santaolalla además manifestó su admiración por el músico, con quien trabajó codo a codo en 1989 para la producción de “Corazones”, a quien definió como “un súper referente poético y musical”. “Siempre el tiempo corrige todo, y no me cabe duda que eso también va a ocurrir con Jorge. Todo eso que hizo con la cumbia electrónica, ¡fue totalmente precursor! Lo hizo muchísimos años antes de todo el boom que vino después. Antes que nadie. Es un tipo visionario, de una envergadura gigante. Es un grande en serio”.

Además, contó que mide la importancia del disco en la sociedad argentina cada vez que sale de noche por lugares juveniles de Los Ángeles, “y al menos una vez va a sonar “Tren al sur” o “Estrechez de corazón, ¿eh? Hasta hoy. Ese disco es un clasicazo, totalmente atemporal”.