Karen Araya, una de las referentes de la selección chilena de fútbol femenino, y su compañera Claudia Soto, se habían quejado a través de redes sociales por la retención de su Carta de Transferencia Internacional (CTI) por parte de Colo Colo. Pocas horas después, pero luego de meses de incertidumbre, se resolvió el conflicto.

Araya se integró al club brasileño Gremio Osasco Audax antes de la Copa América, pero estuvo tres meses esperando que los albos enviaran el documento. “Estas cosas no ayudan al desarrollo del fútbol femenino”, explicó la volante. Y agregó: “La administración (Colo Colo) no nos quiere liberar, por mil excusas, que ni ellos mismos entienden, tendré que devolverme a Chile!”

Según informa La Tercera, los albos emitieron un comunicado en el que informan sobre la liberación del CTI. “Colo Colo quiere informar (…) sobre el caso de la jugadora Karen Araya, que nuestra institución ya emitió la carta de liberación para que la Federación de Chile envíe la Carta de Transferencia Internacional de dicha jugadora, luego de que recién el día lunes 7 de mayo a las 18:58, el club Gremio Osasco Audax solicitara formalmente por correo electrónico a la Federación Chilena dicho documento”.

“Jamás retendremos a la fuerza a alguna jugadora. Sólo tienen que seguir el conducto regular. Colo Colo es el club más que más invierte en el fútbol femenino y yo siempre velaré por ellas”, dijo Luis Hormazábal, exlateral albo que desde enero último está a la cabeza del fútbol femenino en Colo Colo.

En tanto, Camila García, vicepresidente de la Anjuff (organización de las futbolistas femeninas), explicó que “no hay manera de retener a las jugadoras, porque son amateurs, no tienen contrato”. Advirtió que “una vez realizada la solicitud formal, las futbolistas pueden quedar libres luego de 30 días de espera”.