La tarde del 23 de septiembre de 2017, una camioneta blanca marca Nissan fue detenida a la altura del peaje Cajón, en la ruta 5 Sur, a la entrada de Temuco. El capitán Nicolás Vidal Campos, de la hoy extinguida Unidad de Inteligencia Operativa Especializada de Carabineros, vio que en el asiento del copiloto iba Rodrigo Huenchullan Cayul.

Reconocido dirigente mapuche de la comunidad autónoma de Temucuicui, ubicada 90 kilómetros al norte de Temuco, Huenchullan tenía una orden de detención emitida ese mismo día en la mañana por la magistrado Luz Mónica Arancibia, del Juzgado de Garantía de Temuco.

Junto a él se detuvo a su hermano, Jaime Huenchullan Cayul, además de Héctor Llaitul, Ernesto Llaitul, David Cid, Claudio Leiva, Martín Curiche y Fidel Tranamil, en lo que se conoció como la Operación Huracán. Todos fueron formalizados por asociación ilícita terrorista.

Hoy dicha investigación se encuentra enterrada y el caso Huracán dio un giro en 180 grados. El próximo 9 de julio tendrá lugar la audiencia de formalización en contra de 11 ex carabineros y un civil por asociación ilícita y manipulación de instrumento público, por la abierta falsificación e implantación de evidencias a los ocho implicados en la Operación Huracán.

Pese a esto, aún existen una serie de dudas en torno al caso, relativas sobretodo a la interceptación masiva de teléfonos celulares que realizaba la UIOE de La Araucanía, según consignó Ciper en un reportaje.

Y otro punto que a ocho meses del inicio de Huracán todavía es un misterio, es por qué se incluyó a Rodrigo Huenchullan Cayul en la lista de los ocho detenidos.

Yoyi

El informe N°130, firmado por el ex director de Inteligencia, Drogas e Investigación Criminal de Carabineros, Gonzalo Blu Rodríguez y enviado con fecha 20 de septiembre al fiscal regional de La Araucanía, Cristian Paredes, fue el documento que dio inicio oficial a la Operación Huracán. En él se da cuenta de una serie de interceptaciones teléfonicas a casi 20 personas, incluidos menores de edad.

Sin embargo, en dicho texto no hay referencia directa al nombre de Rodrigo Huenchullan. Los mensajes que motivaron la operación –que según una pericia de la PDI serían falsos– hacen referencia al resto de los imputados, llevándose Héctor Llaitul, vocero de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), la mayoría de las menciones.

En la audiencia de formalización del 24 de septiembre, el fiscal César Schiber afirmó que los hermanos Huenchullan Cayul aparecen mencionados en una conversación interceptada y que Rodrigo correspondería a un tal “Yoyi”, algo que fue reclamado en ese mismo momento por sus abogados, pues nunca se le ha conocido por ese seudónimo.

Quienes si aparecen mencionados directamente en las conversaciones -presuntamente falsas- son sus dos hermanos, Jaime y Jorge Huenchullan, también imputados al comienzo del caso. A ambos se les asoció a ciertos teléfonos que fueron interceptados, así como a correos electrónicos, pero no a Rodrigo.

De hecho en el intercambio de oficios -informes 130 y 346- entre la UIOE y Felipe González, fiscal de Alta Complejidad de La Araucanía que llevaba el caso, no menciona a Rodrigo Huenchullan como una parte de la supuesta estructura terrorista que estaba siendo investigada.

Es más, para el 22 de septiembre -es decir, un día antes de la detención- el persecutor ni siquiera solicitó que se identificara su domicilio, como sí lo hizo con las 20 personas que aparecen mencionadas en las interceptaciones telefónicas. Rodrigo Huenchullan no es parte de ese grupo, que sí incluye a los otros siete detenidos y al grupo de comuneros mapuche que estaban siendo investigados en lo que se llamó la “Operación Huracán II”, en la que también intervino Alex Smith, pero que no se los alcanzó a tomar detenidos.

Una de las únicas referencias que hay a Rodrigo Huenchullan Cayul en la carpeta investigativa del caso Huracán es en una lista elaborada por la UIOE -firmada por el entonces mayor Patricio Marín Lazo– con una serie de nombres de comuneros mapuche vinculados a la “violencia rural”.

Todos las personas de dicho listado han sido sometidos a extensos juicios en los últimos años en La Araucanía, los que rara vez terminan en condena. Es el caso de Sergio Catrilaf, recientemente absuelto del caso Luchsinger Mackay, por el que pasó un año y siete meses en prisión preventiva entre marzo de 2016 y octubre de 2017. Líder de la comunidad Juan Catrilaf II, también se le acusó de la quema de un Tur-Bus en 2013, delito por el cual también fue absuelto.

En entrevista con este medio en octubre del año pasado, Catrilaf aseguró que, como dirigente mapuche, apuesta por la vía institucional para la recuperación del territorio ancestral y que rechaza, de plano, el uso de la violencia política. Pese a eso, afirmó que se le persiguió en ambos casos por ser líder de su comunidad.

En la mencionada lista también están los nombre Eliseo Ñirripil, absuelto de los casos Fundo Tres Luces y San Leandro en 2014 (ambos por Ley Antiterrorista) y Luis Tralcal Quidel, quien también fue acusado en múltiples casos en la zona, de los que fue absuelto en todos hasta el segundo juicio del Luchsinger Mackay, en el que se le condenó por incendio terrorista y por el que reclama su inocencia.

Te pueden interesar: Condenado por caso Luchsinger reclama inocencia: “La policía sabe que yo no estaba en ese lugar”

De los ocho imputados originales de Huracán, los tres hermanos Huenchullan Cayul (Jaime, Rodrigo y Jorge, a quien se le pidió la detención pero no fue encontrado), Héctor Llaitul y Fidel Tranamil también aparecen en el listado elaborado por la UIOE.

Sergio Catrilaf Marilef, del Lof Muküpülly, celebra su liberación del caso Luchsinger Mackay. Estuvo más de un año en prisión preventiva / Agencia Uno

“La fiscalía no busca a los verdaderos responsables”

Rodrigo y Jaime Huenchullan expusieron el pasado lunes en el Congreso, en el marco de la comisión investigadora por la Operación Huracán, una invitación que los hermanos decidieron aceptar, pero sin mayores expectativas que seguir posicionando el caso en lo mediático.

“Quisimos aprovechar la instancia para venir hasta acá, viajar desde la región de La Araucanía, desde nuestras comunidades, a dar la cara, a manifestar nuestro descontento, de repudiar la forma en que nos utilizaron a nosotros, todos dirigentes emblemáticos que representamos la reivindicación territorial de nuestro pueblo”, asegura Rodrigo Huenchullan a El Desconcierto.

– ¿Cómo fue tu detención en caso Huracán?

– Fue bastante fuerte el golpe. Nosotros somos un grupo familiar grande, estamos inserto en el trabajo de la comunidad y en apoyar los procesos de reivindicación que llevan otras autoridades, como el lonko Víctor Queipul. Nosotros hemos tenido un resultado en base a la negociación y conversación con el Estado en su momento, hemos tenido resultados en la entrega y recuperación de predios. Así nos hemos hecho conocidos. Ese es el trabajo que hemos realizado y la demanda que llevamos.

– Tu caso es distinto al resto, en tanto que no apareces nombrados en los informes de inteligencia.

– Con el tiempo tuvimos acceso a la carpeta de investigación y a todo lo que se ha ido revelando, porque nosotros somos parte querellante en la investigación que lleva el fiscal Palma en contra de Carabineros que hicieron estas manipulaciones. Nos fuimos dando cuenta en la forma en que nos quisieron utilizar y, efectivamente, de todos los informes que se revelaron, no aparezco en ningún momento como una persona investigada. Existen una gran cantidad de correos electrónicos que el general Blu solicitó a la Corte de Apelaciones intervenirlos, así como teléfonos y distintas formas de mensajería, en distintas épocas del año 2017. Y en ninguna de esas aparece Rodrigo Huenchullan siendo solicitado para ser investigado, no aparezco, ni por Huracán ni otra causa.

Sí aparecen tus hermanos…

– Es una gran cantidad de personas las que aparecen, muchas de nuestra comunidad, pero yo no. Todo indica un grado de desesperación de detener a una gran cantidad de personas y mostrarlas a la opinión publica, para tranquilizar la presión de camioneros, forestales y particulares, que llaman al gobierno a dar resultados. Y responden instalando grandes bases militares de Carabineros. Necesitan justificar y la única forma de hacerlo era presentar a una gran cantidad de dirigentes. Yo soy una persona visible de la comunidad, que soy fácil de ubicar. Para ellos ya dejó de importar si había o no razones para pedir una orden de detención y ahí es donde entra la complicidad de la Fiscalía, que se quieren desligar de esto, señalando que fueron engañados por Carabineros. Y no, ellos son los que proponen intervenciones, es el Ministerio Público el que evalúa las pruebas y a partir de ahí determinan la orden de detención. Ellos fueron parte de todo esto, si hubieran hecho un registro minucioso, se hubieran dado cuenta que mi nombre no aparece en ninguna parte de las interceptaciones, pero aparezco entre las ocho personas de las que se solicitó una orden de detención.

– ¿Crees que tu inclusión en la causa Huracán es por tu apellido?

– Me implicaron por ser dirigente de la comunidad autónoma de Temucuicui, no hay otra razón. No es por tener grados de culpabilidad en las cosas que se estaban investigando, responde a presiones políticas, por lo que representamos nosotros como miembros de las comunidades.

– ¿Has enfrentado otras causas judiciales?

– Sí, el 2004 fui acusado de varias cosas y siempre fui absuelto por los tribunales de la zona. Y te digo que eso es muy recurrente, tiene que ver con cómo se han invertido recursos para estas situaciones. Cuando la policía no logra reunir los antecedentes que te pide el derecho penal para llevar a un proceso y lograr una condena, empiezan a buscar responsables en los dirigentes. No se busca al verdadero responsable.

– ¿Con qué sensación te vas después de la sesión de la comisión investigadora por la Operación Huracán?

– Fue mi primera experiencia de participar de una comisión y entiendo que existen distintas bancadas de partidos políticos, con opiniones distintas de acuerdo a sus posiciones políticas. Obviamente la derecha defendió en todo momento la posición de que nosotros somos los que adulteramos y violamos el estado de derecho, lo defienden con harta fuerza. Pero cuando se trata de que nosotros somos las víctimas, esa posición no la sostienen. No es mucho lo que esperábamos, más allá de posicionar el caso Huracán política y públicamente.

– ¿No te deja esperanzas lo que pueda hacer la comisión?

– No, como se dio el debate estando nosotros presentes, nunca se nos trató como víctimas de una adulteración y falsificación de pruebas. Se nos miró como los únicos responsables de la violencia en La Araucanía.

¿Lo dices por los diputados de la derecha?

– Específicamente ellos, que tienen esa posición. Responden a su ideología y a los intereses que están insertos en el territorio.

Hermanos Rodrigo y Jaime Huenchullan, junto al lonko Víctor Queipul, en su visita a Santiago.