El periodista argentino entrevistó a Woody Allen en un encuentro grabado en Nueva York, donde el cineasta se explayó acerca de su profesión y de la acusación de abuso sexual que realizó su hija adoptiva, Dylan Farrow.

“Por supuesto que no”, respondió Allen cuando el periodista le preguntó si había abusado de su hija. “Es todo tan loco. Esto es algo que fue analizado minuciosamente veinticinco años atrás por todas las autoridades y todos llegaron a la conclusión de que no era cierto”, se defendió.

El director de cine insistió en su inocencia y argumentó que “es terrible acusar a una persona de algo así. Soy un hombre con una familia y con hijos, es triste”.

Dylan Farrow acusó al realizador de haberla abusado sexualmente cuando tenía siete años: “Él se sentó detrás de mí, en la entrada, y cuando estaba jugando con el tren abusó sexualmente de mí… Como la niña de siete años que era, hubiera dicho que tocó mis partes privadas y eso fue lo que dije. Ahora, con 32 años, diría que tocó mis labios vaginales y mi vulva con sus dedos“, relató.

Sin embargo, en entrevista con el comunicador argentino, Allen aseguró que lo acusan de algo terrible, “algo que fue juzgado hace veinticinco años, investigado por dos fuentes diferentes y que resultó ser completamente falso, ahora regresa. Es terrible ser acusado de algo tan terrible cuando te han investigado y encontrado completamente inocente”.

Respecto al movimiento #MeToo y a la lucha que han protagonizado las mujeres en contra del acoso y abuso sexual, el director asegura que se considera “un gran defensor”.

“Me conmuevo cuando encuentran a personas que acosan a mujeres y a hombres inocentes; es bueno que los expongan, pero yo, yo debería ser la cara en los afiches del movimiento, porque he trabajado en películas durante cincuenta años con cientos de actrices y ni una sola (grandes, famosas, principiantes), nunca, nunca nadie ha sugerido ningún tipo de indecencia mía en absoluto“, argumentó.

Además, el director señaló que hay quienes han sido denunciados por veinte o setenta mujeres, mientras que él fue acusado “una sola vez por una mujer y en un caso de custodia de menores que fue analizado, y del que se demostró que era falso; aun así me agrupan con esta gente”.

El realizador se defendió asegurando que en sus películas siempre dedicó roles “maravillosos” a las mujeres y que siempre pagó los mismos salarios a actrices y actores.

Por último, el entrevistador Jorge Lanata tomó postura a favor de su versión: “Creo personalmente y se los voy a mostrar acá con datos que Woody Allen se está comiendo un garrón con este tema, que realmente no hizo lo que dice Mia Farrow que hizo”, sentenció.