El arquero Claudio Bravo aterrizó en Chile para continuar con sus vacaciones, tras el receso que vive el fútbol europeo por el inicio del Mundial, y sus declaraciones terminaron apagando el fuego con bencina.

El jugador opinó sobre el futuro de la Selección Chilena y aclaró que no tiene una conversación pendiente con Arturo Vidal: “No tengo nada que hablar con él ni con nadie. Cada uno tiene las cosas claras. Vidal no es la selección de Chile, Bravo no es la selección de Chile. Creo que la selección son los veintitantos jugadores que la componen más el cuerpo técnico y no pasa por uno o dos jugadores, pasa por la totalidad del grupo”.

El portero, que no ha vuelto a jugar con el plantel tras el inicio de la nueva etapa de Reinaldo RuedA, añadió que “no tengo que hablar absolutamente nada ni pedir perdón a nadie, por ahí se ha especulado que yo tengo que pedir disculpas y no pasa por ahí, creo que cada uno sabe los errores que cometió, todos saben las cosas que pasaron y va por ahí, en vez de pedir explicaciones y disculpas”.

A la vez, Bravo negó sentirse presionado por los nuevos arqueros de La Roja: “¿Presionado yo? No sé, no lo veo de ese punto de vista. Creo que en mi vida nunca he estado presionado. Son chicos que se están abriendo paso de cara a lo que viene más adelante, pero la presión no pasa por ahí. La presión pasa cuando te pones en una cancha, tienes 17 millones de personas esperando que hagas las cosas bien y la presión va por ese lado. Lo otro es competencia”, aseguró.

“Más presión tienen ellos de ocupar el lugar que tuve durante muchos años. Yo solo tengo la presión de hacer las cosas bien, de darle satisfacción a la gente como todos estos años”, se explayó el meta del Manchester City.

Además, aseguró que su disposición es estar en la próxima Copa América de 2019, pero aseguró que “depende del técnico. Si me llaman me tocará hacer lo de siempre y veremos qué es lo que pasa”.

“Cuando existe la competencia es bueno, pero no se sabrá nada hasta que vengan los partidos de verdad, cuando hay presión. Es bueno que la gente esté rotando, que se vean caras nuevas”, cerró.