Durante la tarde de este miércoles, el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago resolvió absolver a la cantante y música Daniela González, más conocida por su proyecto Dulce y Agraz, ante la demanda por injurias y calumnias que interpuso en su contra su ex pareja, Jimmy Valenzuela, luego de que ella revelara los episodios de violencia física, psicológica y sexual que vivió de su parte durante la relación.

En noviembre de 2017, la periodista Javiera Tapia publicó una serie de cinco reportajes para el sitio de música POTQ, en los que se daban a conocer las dinámicas de machismo y violencia de género dentro de la escena musical chilena, y en ese contexto, González reveló su experiencia con el actor y dramaturgo cuando ella tenía 16 años y él 27, y que incluyó un episodio en que el sujeto le dio manotazos y la dejó con crisis de pánico, y su insistencia en requerimientos sexuales con los que ella no se sentía cómoda.

Ante lo anterior, Valenzuela decidió presentar un recurso de protección contra el medio y su directora Javiera Tapia, apelando a que la publicación dañó su honra, que los hechos en cuestión forman parte de su vida privada y que no tenían relevancia pública, y bajo el mismo argumento se querelló contra su ex polola.  La primera acción fue rechazada por la Corte de Apelaciones de Santiago en febrero pasado, que consideró que las publicaciones en cuestión son de interés público dado que visibilizan la violencia hacia las mujeres, y pese a que apeló, la Corte Suprema también descartó la acusación.

En esta ocasión la justicia tampoco estuvo de su lado, y el tribunal determinó que no logró probarse el delito de injurias y calumnias, y en específico, la intención deliberada de dañar al actor, que fue el argumento en que insistió la defensa de Valenzuela, que incluso durante los alegatos aseguró que el relato de González tenía el propósito de “impulsar su carrera musical, digamos, haciéndose famosa por tales dichos”.

Valentina Brunet, abogada defensora de Valentina González, se mostró satisfecha con el veredicto y aseguró que “claramente era una querella infundada desde el comienzo”. Además, explicó que la parte querellante no logró presentar “las pruebas suficientes para sustentar el dolo, la intención de perjudicarlo, en el contexto de dar a conocer una experiencia de violencia”. Con respecto a la argumentación del tribunal, habrá que esperar hasta el lunes 18 de junio, día en que se dará a conocer el texto con el fallo que sustenta el veredicto.

En tanto, Daniela González señaló sentirse “muy contenta y muy aliviada porque es un proceso que ha sido muy largo y duro”, y criticó la falta de protección de la justicia chilena tanto para las situaciones de violencia en el pololeo como para las mujeres que se atreven a denunciarla.

“Me dio rabia en el momento en que escuché que, antes de publicar algo en redes sociales y medios, me pude haber dirigido a ser asistida por medios judiciales, eso es mentira, ni siquiera hay una ley de pololeo que pueda acoger lo que a mí me pasó. Entonces da mucha rabia escuchar esas cosas, escuchar que publiqué esto para hacerme famosa como si mi trabajo no fuera lo suficientemente consistente, como si yo no me hubiera sacado la mierda y no hubiera sido fiel a mí misma en todo lo que haga”, finalizó.