Una nueva comuna del país se suma a sancionar el acoso sexual callejero en el espacio público: Macul aprobó una ordenanza durante el pasado martes, que además de castigar el acoso en la calle también establece sanciones para otro tipo de manifestaciones ofensivas.

La noticia fue anunciada ayer por el alcalde Gonzalo Montoya en su cuenta de Twitter, recibiendo varias felicitaciones de usuarios y vecinos de la comuna. La medida se suma a las resoluciones adoptadas en Recoleta, Las Condes y Valparaíso.

En adelante, las conductas que no serán permitidas corresponden a “toda práctica de connotación sexual no consentida en contra de una o más personas en lugares o espacios públicos, o de acceso público”. Por ejemplo, silbidos, comentarios o gestos obscenos, persecución a pie o en vehículo, arrinconamiento, captación de imágenes, videos o cualquier otro registro audiovisual.

A la vez, la ordenanza sancionará “toda expresión verbal o física que signifique agraviar, denostar o humillar a una persona, particularmente cuando el infractor (a) se valga de improperios o gestos, o bien burlándose de las características e impedimentos físicos, raza, orientación sexual, religiosa o políticas”.

Quienes no respeten la nueva normativa serán multado por hasta 5 UTM (aproximadamente 283 mil pesos chilenos) en caso de acoso callejero y 4 UTM (190 mil pesos) en caso de expresiones ofensivas.