Durante este miércoles, la institución de Carabineros salió a respaldar el actuar del funcionario policial que disparó contra un conductor de Uber, quien se negó a ser controlado en el Aeropuerto de Santiago.

En entrevista con Radio Bío Bío, el mayor del Departamento de Comunicaciones, Diego Rojas, aseguró que “lamentamos profundamente que una persona haya terminado lesionada en un control nuestro, pero tenemos que actuar de forma severa y rigurosa”.

El funcionario policial justificó los disparos contra el conductor de 29 años y añadió que “la ley nos da un mandato, nos entrega el uso de las armas y la obligación de dar eficacia al derecho (…) no es otra cosa que cumplir la ley, porque o si no es letra muerta”.

Rojas aseguró que el problema se inició porque el chofer no obedeció a las órdenes del carabinero, lo que justificaría el uso del arma del policía según los protocolos.

Él va avanzando por los niveles que le hemos puesto a esa instrucción, hasta llegar al uso del arma de fuego que es lo más excepcional que hay en nuestro proceder”, añadió.

A la vez, el funcionario recalcó que se le pidió que detuviera el vehículo, “primero con el arma de seguridad apoyada cerca su pecho, después ya lo intimida con el arma hacia el frente, mostrándole que tiene la clara intención de dispararle si no cambia la actitud y la persona insiste, entonces el carabinero se ve obligado a hacer uso de su arma de fuego“.

Rojas aseguró que el haber efectuado disparos al aire era más peligroso que realizar un tiro controlado contra el chofer en cuestión: “Lo que hace el carabinero es un tiro policial controlado. Él usa los aparatos de puntería que tiene el arma de fuego, busca el que va a ser su blanco y hace dos disparos para asegurar el cometido que tiene el disparo, que es anular la fuerza de la otra persona que está haciendo una fuerza en su contra”.

Además, dijo que el funcionario cumplió “su objetivo, siendo (la persona) lesionada y no falleciendo, que es parte de su entrenamiento, porque no nos entrenamos por matar a nadie. Los carabineros ocupamos el arma de fuego como último recurso porque estamos entrenados para proteger a las personas”.

Tampoco estuvo de acuerdo con que el policía disparara a los neumáticos, añadiendo que él “tomó la decisión que tenía que tomar con los elementos que tenía en el lugar. ¿Podría haberse hecho mejor? siempre podría haberse hecho mejor. El ideal de un procedimiento no es que una persona termine con un balazo”.