“Apunta al corazón de la discusión: el intento de entrometer al Estado y forzar a la sociedad civil a actuar como si fueran entes públicos solo por recibir recursos fiscales”.

Con esas palabras el presidente de RN, Mario Desbordes, dejó ver que apoya al grupo del parlamentarios del partido que desea sumarse a sus pares de la UDI y recurrir al Tribunal Constitucional por el fallo del reglamento sobre aborto.

Toda la ofensiva de los partidos oficialistas comenzó cuando la Contraloría declaró ilegal el protocolo del Ministerio de Salud en el que se permitía a establecimientos privados con convenios con el Estado invocar la objeción de conciencia.

Justamente, uno de los diputados RN que están a favor de la recurrir al TC, Diego Schalper adelantó que “cuando sea el momento recurriremos para que el reglamento, que es inconstitucional y expresa el sentir del contralor, sea revisado por el TC”, consigna El Mercurio.

En tanto que el mismo Desbordes añadió que ‘el dictamen de la Contraloría es grave, porque atenta contra la libertad de los órganos intermedios”.

Sin embargo, esta idea no es unánime, ya que otra ala de la bancada RN, liderada por la diputada Marcela Sabat, tomó distancia. Uno de sus miembros, Sebastián Torrealba, subrayó que “respetar la institucionalidad no es tema de liberales o conservadores: es el mínimo deber de quien ejerce una función pública. Lo que hizo el Gobierno es correcto, y corresponde acatarlo”.

Pese a esto, los números ya serían los suficientes, ya que ayer  lunes, al menos 14 diputados apoyan ir al TC, a los que se suman los 31 votos UDI, reuniendo las 39 firmas necesarias.

Finalmente, desde el Senado, Andrés Allamand adelantó que aún “no fijamos una postura, pero hay varios senadores que pensamos que sería difícil de explicar el recurrir al TC frente a un reglamento emanado del Gobierno que apoyamos”. Esto, ya que no quieren generarle un nuevo problema al Gobierno.