El presidente Sebastián Piñera firmó hoy el envío del proyecto de ley de integridad pública, que contempla regular la contratación de parientes de autoridades o funcionarios en organismos públicos.

El proyecto también contempla otras disposiciones que apuntan a la probidad y la transparencia. Según el mandatario, esta es una de ley de “transparencia 2.0”.

Sobre la iniciativa, Piñera enfatizó en que “en lo referente a las contrataciones buscamos que todas las contrataciones se hagan en base al principio del concurso público, el mérito, el esfuerzo y no el pituto o el amiguismo, estamos estableciendo reglas para todas las autoridades“.

Con su primo y ministro del Interior al lado, Andrés Chadwick, el presidente indicó que “el hecho de ser pariente no debe ser algo que juegue en contra, pero tampoco algo que juegue a favor, tenemos que tener igualdad de oportunidades”.

Piñera además explicó que la agenda de probidad, que comienza con esta ley, contempla tres ejes fundamentales que podrían dar pie a otras normativas.

“La agenda se basa en tres ejes fundametales: una ley de transparencia 2.0, porque requiere un ajuste, queremos presentar una ley de probidad y transparencia; el segundo pilar de esta agenda es una agenda antiabuso y anticorrupción; el tercer pilar es una política de datos abiertos”, detalló.