La líder del homófobo y transfóbico “Bus de la libertad”, Marcela Aranda, llamó a sus seguidores de redes sociales a denunciar ante el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) al programa “Rojo, Fama contra Fama” de TVN por exhibir “muestras afectivas entre personas del mismo sexo”, luego de que el programa mostrara un beso entre la pareja conformada por el bailarín Hernán Arcil y el cantante Andrei Hadler.

“El CNTV recibe denuncias y cada vez que hemos salido hablando en televisión o personas han salido presentando una postura distinta al lobby de la diversidad sexual y de la ideología de género, ellos mandan 500, 600 o mil denuncias que se hacen a través de su página online, telefónicamente o por carta al CNTV”, parte Aranda en su video, que ha sido compartido más de 1.500 veces y cuenta con casi 73.000 reproducciones.

“Debemos ejercer nuestro derecho como padres, abuelos, estudiantes, mamás y ciudadanos de Chile para ejercer una acción reprobando al programa ‘Rojo, Fama contra Fama’ que está mostrando en horarios de menores muestras de afecto entre personas del mismo sexo“, continúa la vocera del “Bus de la libertad”. Y agrega: “Hay niños en formación y esto es la normalización de conductas que no son la normalidad, y dañan la mente y la espiritualidad de nuestros hijos”.

Aranda propone “mostrar nuestro punto de vista” porque, según ella, “la separación de la Ilgesia y el Estado no dice que no podemos expresar una moral, una conducta. De hecho, todos lo hacen, incluido ellos [en referencia a los activistas a favor de los derechos de la diversidad sexual]”. Para ella, “priorizar una [postura] contra otra va en contra de la equidad” y  por lo que argumenta que, en los reclamos presentados ante el CNTV los ciudadanos “podrían incluso apelar a la ley de discriminación arbitraria, a nuestra libertad de conciencia, la moral y las buenas costumbres que todavía se legislan en Chile”.

Finalmente, Marcela Aranda anima a sus seguidores a presentar ante el organismo un reclamo formal: “Tuiteen lo que quieran, pero hagan en la página un reclamo formal respecto del programa porque esto tiene que ser sancionado”, concluye.

El post de Aranda lleva dos semanas circulando en Facebook, junto a un texto que también indica que “no tenemos porque ir al pulso de la moral de las minorías, menos financiados por el dinero de todos los chilenos”. Y cierra: “TVN recibe fondos públicos. Millones de pesos y no son para que exhiban conductas que vulneran el desarrollo psicosexual armónico y saludable de los niños de Chile. Ademas adultos mayores se ven violentados con estas imágenes y merecen respeto”.