La revista estadounidense Rolling Stone confeccionó una lista con las 50 mejores canciones del pop latino de la historia, entre las cuales destacaron dos composiciones chilenas.

“Tren al sur” de Los Prisioneros y “¿Cómo puedes vivir contigo mismo?” de Alex Anwandter fueron los temas elegidos por la publicación, que se ubican en los lugares 19 y 45 del ranking respectivamente. Otro guiño a Chile apuntó a la elección de “Matador” de los Fabulosos Cadillacs, donde el nombre de Víctor Jara es mencionado.

La lista rescató la importancia del contexto histórico en que emergieron los sanmiguelinos: “Formados en 1979 bajo la dictadura militar apoyada por EE.UU. de Augusto Pinochet, los pioneros del synth-pop chileno fueron cruciales en la fundación del movimiento Nuevo Pop Chileno de los años ochenta”, consignaron.

Además, la columnista Isabela Raygoza añadió que “su rock de protesta fue prohibido en la radio hasta 1990, pero los fanáticos eludieron la censura del gobierno al compartir su música a través de casetes sin etiqueta”.

En 1990, junto al disco Corazones, Jorge González regresa a su infancia pobre, recordando los sonidos de una locomotora, el olor a metal, la impresionante vista de los paisajes chilenos al sur y el abrazo de su padre. “Los Prisioneros llevan a un viaje metálico mientras develan conmovedoramente los estigmas que soportan los viajeros de la clase trabajadora“, describen, ubicando a Jorge González y sus innovaciones estilísticas como las bases para el pop chileno de hoy, que inspira a artistas como Gepe, Javiera Mena y Alex Anwandter.

En tanto, sobre este último, Rolling Stone señala que “para el ídolo del pop gay Alex Anwandter, la pregunta “¿Cómo puedes vivir contigo mismo?” no es solo un sentimiento que los homofóbicos repiten a su semejanza, sino que se convierte en el estribillo de esta intervención LGBT”.

La publicación sitúa su canción como un homenaje a “Paris is Burning” un documental de 1991 que narra la movida de las pistas de baile en Nueva York, con un video musical que muestra a chilenos homosexuales dominando la pista.

“‘Y aunque digan que es malo’, Anwandter canta desafiante: “¡Yo me siento en el cielo!”, Como parte del legado de Los Prisioneros, esta canción pop ilumina la pista de baile y desafía a los poderes fácticos“, consignaron.