Los manifestantes denunciaron los 19 despidos en la empresa y llamaron a solidarizar con los despedidos, exigiendo la reubicación en la empresa para que no haya más familias en las calles.

En la concentración en Antofagasta, se hicieron presente familiares de los trabajadores despedidos. También se hicieron presente numerosas organizaciones de trabajadores: honorarios del Estado y trabajadores de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), sindicatos de SQM, sindicato metalúrgico UOM. También se hicieron presente del Colegio de Profesores, del Sindicato de Profesores y Profesionales (SIPPE), así como el apoyo de trabajadores y dirigentes sindicales de Chuquicamata, que están enfrentando la amenaza de 1.700 despedidos y han convocado a paralizar las faenas contra esta situación. Llamaron a coordinar acciones en común y llevar el apoyo a los ferroviarios a Chuquicamata. También la agrupación de trabajadores NO+AFP se hicieron presenta apoyando a los trabajadores y sus familias, y también lo hizo la Federación de Estudiantes de la Universidad Antofagasta (FEUA).

Los organismos decidieron plegarse en apoyo a la campaña en solidaridad con los ferroviarios despedidos, luego de que este martes manifestantes denunciaran el actuar de la empresa mediante un impactante mensaje rayado en el cerro El Ancla con la frase “FCAB Luksic No + Despidos”, lo que fue visto y difundido ampliamente en medios regionales y nacionales, y por redes sociales.

El Sindicato Interempresa FCAB y la Asamblea de despedidos cuestionaron emitieron un comunicado donde señalan cuestionando la defensa que hace la empresa a los despidos considerando que hay millonarias ganancias: “¿por qué en vez de despedir a los trabajadores no son reubicados en otras áreas? ¿Por qué dejar a familias sin trabajo y en la calle?”. “No somos sólo nosotros quienes decimos que la empresa sí tiene la posibilidad de reubicar a los trabajadores, es la misma empresa que lo ratifica en su comunicado diciendo que están invirtiendo”, aseguraron los ferroviarios.

Los trabajadores despedidos denunciaron las ganancias del grupo Luksic que “han aumentado a 13.700 millones de dólares mientras deja a 19 familias sin sustento. Nuestra exigencia es clara: queremos la reubicación inmediata de nuestros compañeros porque creemos que la vida de los trabajadores vale mucho más que sus ganancias. No queremos más familias en la calle. Tampoco queremos que sigan las condiciones de vida precarias, los bajos sueldos, los accidentes laborales e inseguridad, la discriminación y prácticas anti-sindicales, todas condiciones que enfrentamos en esta empresa.”.

Una de las mujeres esposa de los trabajadores que se hizo presente en la manifestación señaló: “Esta situación nos afecta mucho. En mi caso fui mama hace poco, mi hijo tiene solo 22 días de nacimiento y mi esposo esta despedido. Nos afecta mucho porque mi bebe esta chiquito, y tengo 2 hijos más, y es preocupante la situación porque nos quedamos en la calle prácticamente, porque él trabaja, yo soy dueña de casa y estamos muy afectados como familia”.

Tomaron la palabra numerosos sindicatos. El dirigente sindical de FCAB, Pablo Muñoz, planteó que “Hacemos un llamado al pueblo antofagastino a apoyarnos y a no tolerar más despidos e inestabilidad, mientras una minoría se enriquece a costa de nuestro esfuerzo o saquea”. Nicolás Bustamante, dirigente despedido en febrero pero que producto de la lucha ha conquistado la reincorporación provisoria llamó a “defender los puestos de trabajo porque la empresa tiene millonarias ganancias mientras deja a nuestros compañeros y sus familias en la calle. Llamamos a solidarizar con esta lucha”.