El 7 de mayo pasado, Fedra Vergara, Antonella Orsini, Carola Paz y la guionista Bárbara Zemelman acudieron a Fiscalía a declarar en contra de Herval Abreu. Orsini también entregó detalles sobre la relación que sostuvo con el director cuando era menor de edad.

Según consignó La Tercera, Vergara fue la primera actriz que declaró en el caso del director de teleseries, imputado por abuso sexual tras una investigación abierta en abril, luego de una serie de acusaciones reveladas por revista Sábado. Luego se sumaron el resto de las denunciantes.

La actriz Fedra Vergara conoció al director en 2012, cuando tenía 27 años y le envió un mensaje a través de Facebook comentándole que buscaba trabajo. Tiempo después el director le ofreció un papel menor en Soltera otra vez. Ella aseguró que en un principio comenzó un vínculo de amistad, que siguió con un viaje a Brasil -que fue realizado en distintas fechas y a un hotel diferente para cada uno- y luego retornaron en compañía de Alberto Gesswein, entonces director general del área de ficción de Canal 13. Vergara aseguró que no hubo insinuaciones en ese momento.

Sin embargo, la profesional especificó que los problemas comenzaron en 2013, cuando el director le habría exigido estar más tiempo con él. También le pidió que no asistiera a una obra de teatro donde actuaba su pololo porque no la quería ver aplaudiendo “a un huevón con cara de enamorada”.

En otro momento, cuando grababa una escena beso en de Soltera otra vez 2 con Héctor Morales, Abreu detuvo la grabación y reclamó que la teleserie no era una película pornográfica, acusando al actor de haberla tocado. La actriz asegura que vivió una escena de celos y que tales conflictos se volvieron cada vez más frecuentes.

En 2014, fue hasta su departamento para solucionar los problemas, pero el director aprovechó de acorrarla, intentar besarla en el cuello y tocar su cuerpo. “Yo sé que si te toco en este momento, vas a estar mojada”, le dijo. En otro momento, el director volvió a arrinconarla y Vergara reaccionó tomando una guitarra y rompiéndola contra el piso.

El 23 de abril fue la última vez que la actriz habló con Abreu y le reclamó por qué le dijo a otras personas que ambos habían tenido una relación. De hecho, en su declaración judicial de junio pasado, el director señaló que ambos tenían “más que una amistad” y que en Brasil compartieron pieza y hotel.

En tanto, Antonella Orsini declaró que conoció al director en Megavisión, durante los 90, cuando solo tenía 13 años. Ambos iban a restaurantes y él la iba a dejar a su casa, en compañía del actor Carlos Embry, denunciado en 2004 por abuso sexual a un menor, aunque el caso se cerró sin cargos en su contra. La actriz también señaló que el director, por esos días, le preguntaba sobre su vida íntima y entre grabaciones “me daba piquitos con él, topones boca con boca”.

En 2012, retomó su contacto con Abreu en Canal 13 y detalló un incidente ocurrido en el departamento del director, quien la invitó a ver un teaser pero terminó acercándose en términos íntimos y le puso llave a la puerta. Luego, para tranquilizarla tras una crisis de pánico, la llevó a su pieza, la tendió boca abajo, comenzó a masajearla y le preguntó si estaba excitada.

Orsini señaló que las actrices Josefina Montané y Susana Hidalgo la llamaron por teléfono para pedirles que declarara por ellas, ya que no se sentían capaces de hacerlo. En tanto, en su declaración, Abreu aseguró que mantuvo “más que una amistad” con Orsini y que sus interacciones fueron consentidas.

Carola Paz declaró el pasado 10 de mayo: contó que conoció a Abreu en 1996, al integrarse a la teleserie Adrenalina. Él la invitó a salir y le preguntaba: “Si te enamoras de alguien del trabajo, ¿no le darías una oportunidad?”. Ya participando en Rosabella, de Mega, el director le cuestionaba su cuerpo y una productora la habría obligado a ingerir pastillas para adelgazar, asumiendo que eran anfetaminas.

Más tarde, en 1997, el director la habría llevado a un motel sin su consentimiento, para obligarla a tener una relación sexual. Además, la actriz aseguró que Abreu le arruinó la vida y que hasta hoy se mantiene en tratamiento psiquiátrico a raíz de los hechos. En su testimonio, el imputado aseguró que “jamás fui a un motel con ella”.

Por último, Zemelman fue la última en declarar. La guionista señaló que desde que comenzó a trabajar, en 2011, vivió un trato laboral inapropiado, con una visión despectiva sobre las mujeres y también varios intentos de besarla sin su autorización. También reveló algunas solicitudes específicas que se le realizaban a los guionistas, como pedir que Josefina Montané hiciera más desnudos o que incluyera en la historia a las actrices jóvenes que él elegía. Aunque Zemelman fue despedida del canal, más tarde debió ser reintegrada. Abreu había argumentado que su despido fue por graves deficiencias laborales.