Pese al escándalo que representa –y que en cualquier otro país podría ser considerado fácilmente como “terrorismo”–, la reacción del gobierno fue tibia frente a la agresión que sufrieron tres mujeres durante la marcha por la legalización del aborto libre, quienes fueron apuñaladas por sujetos encapuchados.

Las primeras en manifestarse –a través de sus cuentas de Twitter– fueron las ministras Isabel Plá y Cecilia Pérez, y luego fue el turno del ministro Andrés Chadwick, quien anunció que la Intendencia Metropolitana se querellará contra quienes resulten responsables ante el hecho.

La reacción no ha dejado conformes a varias figuras, entre ellas la diputada Camila Vallejo (PC), quien a través de su cuenta de Twitter escribió que valora la querella presentada por la intendenta Karla Rubilar, pero que lamenta “el silencio del Presidente, tan distinto a su actuar en otros casos”.

Además, criticó al ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien en el punto de prensa en que se refirió a los incidentes, difundió la identidad de las tres víctimas, pese a que ellas solicitaron de forma explícita que ello se mantuviera en reserva. “Exigimos responsabilidad al ministro Chadwick que vulneró a víctimas”, señaló.